[Relato] [Punkapocalyptic] Póngase la mascarilla

Este es un relato ambientado en los acontecimientos actuales de Merkadome cuyos primeros coletazos podéis escuchar en el último episodio de Radio Puentechatarra (y seguirá avanzando en los siguientes así que no te los pierdas).

Recordad que algunos de estos acontecimientos son derivados de acontecimientos oficiales que ocurren en el Páramo, como es el problema de la radiación por la aparición de los Irradiados, para estar al día de esto además de escuchar el podcast deberíais leer la Gaceta de Puentechatarra.

Y para terminar antes de dejaros, por fin, con el relato recordad que podéis dar forma al trasfondo de Punkapocalyptic de forma oficial si sois miembros del Patreon de Punkapocalyptic.

Ava se movía con gracilidad por los tejados de los chabolos del departamento Peetment gracias a su perfecto equilibrio y entrenamiento. 

Disfruta de esos paseos por las alturas desde que su padre los trajo a ella y a su hermano siendo un par de mocosos a Merkadome, el asentamiento que ocupa parte de un enorme centro comercial del Mundo de Antaño. 

Continuar leyendo «[Relato] [Punkapocalyptic] Póngase la mascarilla»

Tiny Frontiers en Verkami

Como ya os comentaba ayer al final del «unboxing» de Tiny Dungeon, se encuentra en verkami la campaña para editar el segundo reglamento de la línea Tiny D6, Tiny Frontiers, así como el primer suplemento para Tiny Dungeon, El destino de las mareas.


Como me gusta empezar estos artículos de campaña siempre es citando literalmente la introducción que hacen ellos de la campaña y que os explica perfectamente que es lo que se está financiando y como funciona:

Tiny Frontiers es un juego de ciencia-ficción diseñado para que todos los jugadores puedan disfrutar de una maravillosa experiencia sin importar su edad o experiencia previa.

Usando las reglas de este libro, ¡podrás interpretar a valientes exploradores estelares, hábiles pilotos, osados soldados, implacables cazarrecompensas, poderosos psiónicos y mucho, mucho más! Crea tu propia nave espacial y, con la ayuda de tu tripulación, explora mundos de galaxias muy, muy lejanas y viaja hasta donde nadie ha llegado antes…. ¡hasta el infinito y más allá!

¡Además, Tiny Frontiers no viene solo! Le acompaña El Destino de las Mareas, el primer suplemento para Tiny Dungeon. ¡Nuevos Linajes y nuevas aventuras te esperan!

A mi lo que más me gusta del sistema Tiny D6 es su sencillez de reglas y es que se resumen muy bien con este eslogan y resumen del sistema.

Tiny Frontiers usa un conjunto de reglas simple, rápido y dinámico para manejar todo tipo de situaciones. Si eres uno de los mecenas de Tiny Dungeon, ya dominarás las mecánicas del juego. 

El juego usa entre uno y tres dados de seis caras para resolver cualquier acción. Si sacas un «5» o «6» en uno de tus dados, tu chequeo habrá tenido éxito. La mayoría de los chequeos se harán con dos dados. Sin embargo, si se considera que posees «ventaja» en una tirada, obtendrás un tercer dado para resolver la tirada. Si, por el contrario, te encuentras en “desventaja”, perderás un dado, resolviendo el chequeo con un solo dado. 

 Los personajes se crean rápida y fácilmente. Primero deberás seleccionar un Linaje (una raza del universo) como Humano, Gens, Autoborg, Salimar, Khalumra, Invex o Tyranax. Luego apuntas el Rasgo de Linaje, eliges tres Rasgos que definirán tu personaje, un grupo de armas con las que eres Competente, un Arma Dominada, el Negocio Familiar y una Creencia. Todo ello no ocupa más que una hoja de libreta (¡aunque te proporcionamos una hoja de personaje, claro!). ¡En dos minutos estaréis listos para jugar!

Como veis es un sistema sencillo y rápido tanto a nivel de reglas para jugar como de crear los personajes y eso es algo que de verdad yo agradezco mucho porque cada vez tengo menos tiempo y aunque hay juegos con sistemas más complejos que me gustaría usar la verdad es que no tengo tiempo de ponerme a crear aventuras equilibradas para ellos debido a su complejidad de reglas, opciones y poderes.

Es por esto que juegos como Bárbaros de Lemuria, Honor+Gloria, Tiny Dungeon y este futuro Tiny Frontiers me atraen tantísimo y tienen pinta de ser mis juegos de cabecera para este 2019 frente a otras opciones que me encantan pero que requieren más preparación a nivel de reglas o equilibrio de encuentros.

Pero tras introducir las bondades del sistema lo suyo es que pase a explicar los niveles de aportación de la campaña.

Como niveles básicos tenemos:

  • Explorador de la red: por 10 euros da acceso a la versión digital de Tiny Frontiers
  • Aventurero: con un coste de 27 euros te corresponde el libro El destino de las mareas para Tiny Dungeon. Si no te interesa el tema de la ciencia ficción pero tiene Tiny Dungeon este es tu pledge. Gastos de envío y copia digital incluidos. Todas las metas que se desbloqueen. 
  • Explorador: también por 27 euros, este pledge te da acceso al libro de Tiny Frontiers. Gastos de envío y copia digital  incluidos. Todas las metas que se desbloqueen. 
  • Oficial de la flota: 50 euros que te dan acceso a Libro básico de Tiny Frontiers (físico y digital), 3 dados, pantalla del Director, mazos de monstruos, encuentros y xenotech, campo de batalla y los gastos de envío. Recordad que pantalla, dados y mazos son exclusivos de la campaña y las tiendas que participen en ella. Todas las metas que se desbloqueen. 
  • Héroe: ¿No te van los extras pero quieres los dos libros en físico y digital? Pues este es tu nivel, 50 euros para llevarte a casa Tiny Frontiers y el destino de las mareas. Todas las metas que se desbloqueen. 
  • Héroes de ambos mundos: Este nivel por 70 euros es el que yo he elegido y te llevas a casa Tiny Frontiers, El destino de las mareas, 3 dados, la pantalla, campo de batalla y los mazos de monstruos, encuentros y xenotech. Todas las metas que se desbloqueen incluyendo algunas que son exclusvias de este nivel. 

A partir de aquí hay otros 4 pledges orientados a asociaciones/clubs y tiendas. Los que cumpláis esas características pues dirigios a la página de la campaña para verlas.

Como únicos addons, por ahora, tenemos el de adquirir dados adicionales: 3 dados por 5 euros o 10 por 12. El único requisito es que se debe tener previamente una recompensa que incluya libro físico. Yo seguramente acabe pidiendo dados adicionales porque me han encantado como han quedado los de Tiny Dungeon y me arrepiento de no haber pillado más.

La cifra a alcanzar son 5500 euros y yo creo que es seguro que se va a llegar, llevan un 82% en el momento en que escribo el artículo. Aquí la pregunta clave es, ¿cuantos extras conseguiremos? Como en la campaña de Tiny Dungeon hay mucho extra de añadir contenido al libro que se agradece muchísimo, y que podéis verlos todos en la página de la campaña, yo aquí voy a poner solo los 4 primeros:

  • 5750€ Guía de Inicio Rápido: Todos los mecenas recibirán el PDF de la Guía de Inicio Rápido, que incluye una aventura y fichas de ejemplo. 
  •  6000€ Microescenario Tiny Frontiers: Añadiremos el escenario ¡Tristar! escrito por Ben Woerner. 
  •  6200€ Arquetipo: Añadiremos un nuevo Arquetipo a Tiny Frontiers. 
  •  6400€ Bestiario Incrementado: Añadiremos un nuevo monstruo al Bestiario de Tiny Frontiers, con la ilustración correspondiente.

Tanto Tiny Frontiers como el destino de las mareas tienen 150 páginas y si se desbloquea todo el contenido extra se irá a las 300 páginas, el doble que la edición USA, como pasó con Tiny Dungeon. El tamaño del libro es A5, mi favorito, con portada en tapa blanda a color e interior en blanco y negro en papel de 130 gramos.

Es de esperar que entre las recompensas que aún no podemos ver esté el paso a tapa dura e interior a color como ocurrió en Tiny Dungeon. Aunque supongo que serán algo más difíciles de alcanzar al ser dos libros (en tiny dungeon la tapa dura fue a 9000 euros y el interior a color a los 12000)

Desde aquí les deseo el mayor de los éxitos a Akuma Studio para que todos los mecenas tengamos un par de libros impresionante.

Rescatado

Aprovechando que me hice con un ejército enorme de eldars oscuros en una liquidación al 50% y que sale ahora su nuevo códex he empezado a preparar esas miniaturas para meterme de lleno en octava que aunque me gusta lo poquito que la he catado no me había puesto a jugarla más allá de pequeñas escaramuzas y de hecho no descarto montar el ejército, jugar un par de partidas y cuando salga Kill Team olvidarme del warhammer 40.000 normal 😛

Rescatado

El hermano Darael se despertó sintiéndose completamente débil aunque sin sentir dolor de ninguna clase y era incapaz de moverse pues unos fuertes grilletes le mantenían encadenado a la, por otro lado, cómoda cama donde se encontraba.

Miró a su alrededor y vio que estaba en una habitación con muebles artesanales de formas suaves y colores hermosos. Claramente no era arquitectura imperial y apestaba a xenos. Por lo que conocía de los enemigos alienígenas del imperio podrían ser aeldaris sus captores.

Darael se esforzó en recordar cómo podría haber acabado allí, los informes de las sondas del mechanicum indicaban que el planeta era fértil pero no había ninguna especie inteligente en él pues no encontraron ni ciudades ni nada parecido a asentamientos.

El Adeptus Mechanicum solicitó la asistencia de los astartes de los Ángeles de la Guerra, a los que pertenecía Darael, que estaban reparando su pequeña flota en el mundo Forja de Artherius tras la defensa de ese sector de manos de un ataque orko.

Dado que el Mechanicum les hizo varias mejoras a su crucero y que la campaña prometía ser corta puesto que lo más que se esperaba es que algún contingente rezagado de orkos pudiera aparecer por el cercano e inexplorado sector, los Ángeles de la Guerra decidieron acompañarles.

Aunque el capitán de la compañía le advirtió al mechanicum que no podrían quedarse mucho tiempo como protección puesto que tenían otros deberes que cumplir en la zona, Darael no sabía a qué se refería aunque sí sabía que estaban por estos sectores buscando algo. El Señor de la Forja dijo que no había problema que para cuando llegaran al planeta y estuviera establecida la primera base, ya se les habrían unido allí los soldados de la Guardia Imperial que se quedarían como guarnición permanente.

Tras un par de semanas de viaje, durante el descenso al planeta en las cañoneras thunderhawk de las escuadras del capítulo junto a las naves de transporte del mechanicum comenzó el caos. Las transmisiones eran confusas y sólo se hablaba de objetivos aéreos imposibles de seguir con la vista que golpeaban los transportes.

La nave que transportaba a Darael y a sus hermanos sufrió varios impactos y hubo un momento en que Darael perdió el conocimiento cuando los trozos de thunderhawk que habían sido destruidos por algún proyectil le impactaron causándole unas cuantas heridas graves.

Rememorando aquel momento se encontraba cuando oyó que se abría con apenas un susurro la puerta de la habitación. Levantó la cabeza todo lo que le permitió la argolla que también le sujetaba el cuello y apreció que entraba una figura femenina que que contoneaba sus caderas de forma que cualquier humano normal habría encontrado tremendamente sensual más aún porque la túnica tremendamente ceñida, probablemente de una o dos tallas más pequeñas, insinuaba que no llevaba nada más debajo pues se marcaba perfectamente su delgado y fibroso cuerpo.

— Hace siglos que no hablo tu idioma — dijo con un marcado acento alienígena — pero creo que lo recuerdo casi todo.

Se acercó a él y aunque seguía notando el cuerpo adormilado pudo sentir como le palpaba algunas zonas del torso.

— Parece que te has recuperado perfectamente — comentó mientras le cogía de la barbilla y le miraba fijamente a los ojos — solo hubo que estabilizarte y tu formidable organismo hizo el resto, los mon-keigh astartes nunca dejarías de sorprenderme.

— ¿Fuisteis vosotros los que nos atacastéis? – preguntó con dificultad Darael pues tenía la lengua un poco pastosa.

— En efecto — respondió ella con toda la naturalidad del mundo — Este es un mundo virgen aeldari habitados por lo que nosotros llamamos exoditas.

— El mechanicum no detectó ciudades ni ningún tipo de tecnología en el planeta — replicó Darael.

— Claro que no, los exoditas son miembros de los aeldari que no tienen tecnología ni grandes ciudades — se podía notar melancolía en su voz al decir esas palabras y las que siguieron — ellos son puros y viven en armonía con la naturaleza.

— Y por eso fue vuestro ataque — comenzó a decir Darael.

— Pues claro — dijo ella subiendo el tono de voz — vosotros destruís todo lo que no es humano y eso hizo que me tocara venir a este mundo.

— ¿Y entonces por qué me habéis salvado? — preguntó Darael.

— Pues porque tú, tus otros 3 hermanos y los pocos mon-keigh mecánicos que habéis sobrevivido sois mi botín de guerra — respondió ella.

— Pensaba que los aeldaris no hacíais prisioneros — dijo Darael — de los ataques que he leído es que atacais y erradicáis completamente al enemigo sin estar quietos nunca.

— Muy propio de los mon-keigh pensar que somos todos iguales — replicó ella — aunque imagino que el hecho de que esté usando esta túnica tan bonita te habrá condundido.

Darael no entendía a que se refería.

— Los protectores de estos exoditas no somos aledari de los mundos astronaves — dijo ella riéndose — Soy Aleria de la Hoja Púrpura, culto aliado de la Cábala de las Dos Caras.

La expresión de Darael cambió drásticamente, se había sentido engañado por el hecho de estar en una cómoda cama y curado aunque inmovilizado. Eran…

— Si, somo drukharis y vas a tener el placer de divertirme, espero que por mucho tiempo, en las arenas de Commoragh.

Una nueva asignación

Mi buen amigo Kike, se ha puesto a participar en el inktober (aunque va con 3 dibujos de retraso) y he decidido intentar hacer un relato de cada uno de sus dibujos aunque si él va con retraso ya os digo yo que los relatos, dado que estoy en búsqueda de piso, es probable que se vayan a noviembre 😛

Byron Evens suspiró mientras veía marcharse al que hasta hace poco había sido su copiloto, lo que en una nave más grande se habría llamado primer oficial aunque claro el habría recibido en esa nave el nombre de capitán y nunca nadie en su tripulación le había llamado así… Byron suponía que su predisposición a emborracharse siempre que no tenía que negociar un trabajo no ayudaba.

Detrás de Byron estaba el maltratado crucero ligero TR-0299 al que ni siquiera se había molestado en darle nombre si solo hubiera estado su maltrecha nave no habría pasado nada pero también estaban Ross, su padre, y Sabine, su hermana pequeña.

— ¿De verdad Byron? — dijo su padre — sido capaz de destrozar este crucero en solo 6 meses?

— Esta demasiado ligero y pequeño para trabajar correctamente — replicó él.

— Es que no tenías que volver a meterte en negocios ilegales — soltó con suspiro su hermana — La familia Evens tiene una reputación que tú te empeñas en destruir.

— ¡No te metas en esto niñata! — le gritó dando un paso para soltarle una bofetada.

Ross dio un paso adelante y se puso en medio agarrando y retorciendo la mano de Byron que cayó de culo al suelo presa del desequilibrio de la borrachera… aunque el hecho de que su padre le sacara dos cabezas de alto y fuera alguien que siempre estaba en el gimnasio también ayudó.

— Voy a suponer que este gesto de violencia hacia tu hermana es por culpa del alcohol, Byron — le espetó con furia – pero como vuelva a repetirse estés sobrio o borracho te arrepentirás.

Byron se levantó y se sacudió los pantalones.

— Perdóname Sabine – dijo – Estoy borracho y acabo de discutir con el que pensaba que era mi amigo.

— Te perdono esta vez – respondió ella — pero ten por seguro que si no está papá fácilmente puedo defenderme yo… o uno de mis guardaespaldas.

Byron asintió pues sabía que si su padre era un hombre de pesas en el gimnasio, su hermana era experta en varias artes marciales, alguna incluso de origen no humano.

— Mira Byron esto no puede seguir así — dijo su padre señalando el destrozado crucero — Tienes que dejar de beber y asumir verdadera responsabilidad pero ya has demostrado que si te pongo al mano de una nave no funciona así que voy a destinarte como segundo oficial en uno de nuestro crucero más importante, el Moon Raider.

— ¿¡La nave de Sabine!? — exclamó Byron — No pienso estar a las órdenes de mi hermana y de quien sea ahora su primer oficial.

— Si no quieres que te desherede ahora mismo entrarás a formar parte de la Moon Raider dentro de dos días — ordenó su padre y se puso a su lado — y obedecerás todas las órdenes de tu Capitana y su primer oficial… Y en el caso de que me den un informe favorable de ti quizás vuelvas a tener una nave de nuestra flota comercial.

Byron suspiró y se imaginó sentado bebiendo en la silla de mando del Moon Raider antes de abrir los ojos al escuchar la voz de su hermana.

— Te veo pasado mañana en la nave a las 6:00 de la mañana — comenzó a caminar junto a su padre fuera de la plataforma de aterrizaje — No llegues tarde o nos iremos sin ti y el informe será desfavorable.

«Servir a las órdenes de mi hermana pequeña o quedarme sin mi parte del negocio familiar… difícil decisión» miró su destrozado crucero y tomó su decisión.