Reseña de la hamburguesería Maye’s Bistró

La verdad es que desde que hice reset del blog no había hecho ninguna reseña de restaurantes pero hoy quería traer la reseña de un restaurante llamado Maye’s Bistró situado en Las Tablas de Madrid y es que he estado allí tres veces ya y quiero destacarlos porque entre las abundantes hamburgueserías de autor o premium que hay en Madrid creo que es, junto al Goiko Grill, la que mejor calidad-cantidad-precio tiene. Así que aquí tenéis:

wagner

La primera hamburguesa que pedí fue la Wagner. La carne estaba deliciosa pero la salsa no me gustó demasiado y eso que es a la cerveza 😦

romulo

La segunda vez pedí la Romulo Gallegos y es la que más me ha gustado de las tres: queso de mano, chuleta sajonia, plátano maduro frito, guasacaca y una riquísima salsa dulce al ron venezolano. Sencillamente espectacular, si no es porque quiero probar todas las variedades de la carta esta sería mi fija siempre.

freddie
Y la tercera vez pedí la Freddie Mercury que lleva queso Raciette, chutney de peras y nueces con yogurtcurry. Me ha gustado más que la Wagner pero la mezcla de yogurt-curry no me ha terminado de convencer eso si el chutney de peras estaba riquísimo.

hamburguesas
La hamburguesa estándar tiene tamaño de 180 gramos y puedes elegir por +2 euros que sea de 250gr, por +3 euros que sean dos hamburguesas de 180 o por +4 euros que sean dos de 250 gr.

Con los 180 gramos creo que te quedas bastante bien pero subir a 250 es una buena opción si no tienes intención de pedir ni postre ni entrantes.

Las hamburguesas puedes elegir que vayan con ensalada (que nunca he pedido) y patatas caseras que están perfectamente fritas.

entrantes
Sus alitas de pollo no están mal como entrante pero los aros de cebolla con sus salsa alemana están mucho mejor.

alitas

aros

Lo siguiente que quiero probar de entrantes son las patatas chorreadas así que a @jcronda le tocará compartir eso conmigo la próxima vez 😛

reverso carta

En cuanto a postres he probado también tres de sus tartas y debo decir que todas están riquísimas, las pondría en el siguiente orden: tarta de queso con frutos rojos, tarta de queso con baileys y tarta de zanahoria.

zanahoria

Tarta que queso y baileys

En fin que si tenéis ocasión, no dudéis en acercaros a probar. Eso si, obligatorio que reservéis porque es pequeño y siempre está lleno.

PD: A destacar el detalle de que al estar mi tarta de baileys un poco rota me han invitado a dicha tarta, dicho por la camarera en el mismo momento de servirla 🙂
Es un gran detalle ya que hay sitios donde te cobran esto mismo por tartas mucho más pequeñas o más destrozadas

Restaurante La Vaca Argentina

Foto de +Jorge León Bullón, no dejes de seguir su instagram

Uno no se puede permitir venir a estos sitios muy a menudo (ni siquiera teniendo un descuento de réstalo o el tenedor) pero de vez en cuando gusta un homenaje del estilo. Hoy vengo a hablar de la Vaca Argentina de Arturo Soria (que está en realidad en una paralela a dicha calle)

Ya había estado una vez en la vaca argentina pero fue hace varios años como mi novia, +Andrea Sánchez, y la carta ha cambiado bastante o quizás es que tengan pequeñas variantes entre locales porque ella y yo nos tomamos una parrillada para dos personas que traía un poco de cada carne y verduras a la plancha que estaban riquísimas, pero vayamos a la parte que interesa que es la visita del otro día.

La atención del local fue sublime, nos tomaron nota rápidamente, sirvieron los platos a buen ritmo, el personal estuvo siempre atento por si necesitábamos algo y sobre todo la comida estuvo riquísima.

Creo que es de los pocos sitios donde pidas el plato que pidas vas a acertar.

De los entrantes el tataki de atún con ajoblanco es sublime mucho mejor que la provoleta (aunque esta es igualmente deliciosa).

Como solo he venido una vez de carne puedo recomendar el filetón de 300 gramos argentino pero me consta que las hamburguesas gustaron a mis acompañantes.

De los postres que si probé un poco de tres y me comí entero uno puedo decir que todos están que se salen (y eso que el brownie no me va demasiado) pero sin lugar duda el mejor era la tarta de lima.

En conclusión, muy recomendable a pesar del precio (que aunque carillo es justo y adecuado para la calidad y cantidad que ponen)

Restaurante Japonés Nagoya

Nagoya es un restaurante japonés situado en la calle clara del rey 44, muy cerca de donde estudiaba mi novia.

Para mi es uno de los japoneses donde he comido que más me ha gustado, aunque tampoco lo he hecho en muchos, pero debo decir que la calidad de la comida, la atención de los camareros y su relación calidad-precio tienen pocos rivales. Para ir a uno mejor que este hay que pagar bastante más en la carta.

La cerveza que nos pusieron fue la Asahi que creo que es la más frecuente japonesa. La verdad es que para mi es una cerveza demasiado suave y con muy poco cuerpo y a mi me gusta lo contrario (como imagino estaréis suponiendo de mis entradas de cerveza)

 

Fui a comer con mi amigo +Sagraldar Luis y nos decidimos por dos menús diferentes yo uno que traía un poco de todo (sin sushi) y él uno que era principalmente sushi. Su carta la podéis consultar aquí.

 

Mi menú traía una rica sopa que no recuerdo si era de miso. Lo aviso en este punto que la reseña de los platos va a ser regulera porque no recuerdo que plato era cada uno bien (normalmente lo apunto pero en esta ocasión tras tener que esperar a Luis un rato con respecto a la hora prevista el hambre me pudo)

Sobre estas líneas podéis ver el menú de sushi al completo con el que Luis quedó muy satisfecho, en esta ocasión no compartimos comida porque yo no soy muy amigo del sushi.

 

Las brochetas estaban muy ricas y jugosas. Eran tres tipos diferentes, una de ellas era la yakitori (una brocheta de pollo que fue la que más me gustó)

 

La carne estaba riquísima, jugosa y bien preparada. No recuerdo cual era exactamente el plato en la carta pero tengo claro que pienso repetir en este japonés al menos dos veces, una para volver a tomarme exactamente este menú y otra para probar otras cosas.

 

Para terminar me trajeron un rico flan de té verde que me pareció delicioso y que a pesar de lo lleno que estaba entró gracias a su sabor.