De iOS a Android conclusiones

Ahora que ya llevo unos 2 meses con Android creo que es el momento de compartir si el cambio ha sido para mejor o para peor, que echo de menos de iOS y con que cosas de Android no podría vivir.


Ambos sistemas operativos a mi me parecen buenísimos y Android aunque antes era bastante feo y poco usable con sus versión 4.0 creo que deja lejos esas taras (además la personalización de Sony es muy ligera pero lo hace muy bonito y elegante de usar) 

A pesar de que para ciertas cosas me sigue gustando más iOS (sigo usando un iPad y un iPod Touch casi a diario) para el día a día del móvil y de una tablet en movilidad prefiero Android.

Las aplicaciones están mucho más trabajadas en sus versiones de iOS dando mejor uso a las pantallas multitouch de lo que hacen sus equivalentes de Android, por supuesto, las interfaces también están mucho más trabajadas.

El sistema iOS va mucho más fluido que Android dado que el software y el hardware están diseñados y contruidos juntos pero aún así mucha gente debería quitarse de la cabeza que Android es lento o que funciona mal. A mi todavía nunca se me ha cerrado la aplicación de Evernote en el móvil y en el iPad son varios cierres semanales y en el iPod Touch va lentísima.

Por supuesto lo que más me gusta es la integración de Google con sus sistema operativo, puesto que en iOS no termina de estar bien resuelta y hay que liar bastante para que te reconozca bien nombres, apellidos, apodos, etc de los contactos (y encima no sincroniza todos los teléfonos y emails que le tengas asociados a los contactos).

Luego la facilidad que tiene interactuar entre aplicaciones que en iOS te obliga a estar duplicando documentos (tienes los pdfs en iBook lo quieres editar y lo tienes que duplicar en goodreader y luego acordarte de mandarlo de vuelta o sacarlo a través de iTunes). En Android directamente tienes tus carpetas en el filesystem y puedes acceder a los mismos documentos sin crear copias desde las aplicaciones que trabajen con él. También puedes desde dropbox abrir directamente con tu suite de ofimática un documento que allí tengas sin tener que duplicarlo en la suite como pasa con iOS.

Y para mi otra maravilla es poder leer un pendrive o conectarle un pincho USB de internet a una tablet (pincho que tengo gratis y que solo podía usar en el portátil). Me ahorro tener que andar mendigando WIFI o agotando mi batería para darle WIFI a la tablet.

Lo que si que me tiene muy disgustado de Android son dos cosas:

– Su excesivo consumo de batería que espero ver mejorar con el actual Ice Cream Sandwich y sobre todo con Jelly Bean (la versión 4.1 de Android)

– Lo que tardan las actualizaciones en llegar a los móviles que no son de Google. Esto no es completamente culpa de Google si no de los fabricantes y las operadoras pero aún así me jode.

¿Cuál es mejor? Pues depende de cada uno, para mi sin duda es Android (tras unos 3 años con iOS salvo cosas puntuales como he dicho no lo echo de menos en mi corta etapa de Android). Para quien no quiera complicaciones y quiera un producto bonito, bueno y 100% usable donde todo está muy bien pensado le recomiendo un iPhone quien quiera algo más complejo pero a la vez mucho más potente y con muchas más libertad le recomiento Android. Y en ambos casos yo los uso sin jailbreak ni root (más que nada por falta de tiempo para trastear)

En conclusión, ¿cuando mi Sony Xperia S ya no dé más de si (cosa espero pase en mucho tiempo aunque tenga que darle un cambio de batería entre medias) que móvil me compraría? Pues probablemente otro Android aunque sería de los que son de Google con Android puro y de los que tenga la opción de ponerle una batería más tocha aunque sea aumentando el grosor con una tapa trasera especial… eso si, espero que Google se una aun fabricante que saque una pantalla de 4,2′ o 4,3′ como mucho porque si no, tendría que buscar otra alternativa.

Por cierto, estoy pensando en pillar una tablet de las baratas de 119 euros de BQ (la pascal 2) si alguien la tiene y me da su opinión de si merece la pena se lo agradecería. No pienso comprar la Nexus 7 porque la tablet la veo como un complemento para mi ordenador y mi móvil y no quiero gastarme más de 120 euros en una (el iPad para los que me sigan desde hace tiempo sabrán que lo tengo porque me lo regaló mi empresa ya que yo no quería gastarme ese dinero)

Artículos anteriores:
Parte 1: el motivo del cambio
Parte 2: El sistema operativo
Parte 3: El móvil elegido

Fin de la encuesta de ejército secundario

Hace unos días terminó la encuesta que puse sobre que ejército hacerme como ejército secundario para alternar con mis marines del caos.

Necrones y eldars oscuros han empatado a 4 votos, en tercer lugar han quedado los guardias imperiales con 3 puntos, luego demonios del caos con 2 y orkos y tiránidos con 1 voto cada uno.

La verdad es que mis duda estaban entre necrones y eldars oscuros pues de ambos ejércitos me han encantado los lavados de trasfondo y miniaturas que les han hecho (y que necesitaban urgentemente).

Pero al final creo que me voy a quedar con demonios del caos porque así puedo tener un ejército que me vale también para fantasy (pues llevo desde que leí el manual octava pensando en volver); porque así lo puedo usar más fácilmente con mis marines del caos y porque hay miniaturas de demonios de otras marcas que me encantan y son de la misma escala. Sé que en 40.000 no son muy competitivos en esta edición pero como pronto llegará la sexta espero que de nuevo la infantería tenga posibilidade; en fantasy por otro lado tengo entendido que si son algo más competitivos así que se compensa.

Es más, terminada ya la campaña de Rhelus (a espera de ver si podemos hacer un pequeño apocalipsis o no) voy a jugar con proxies contra Sagraldar en cuanto él termine sus exámenes. De esa batalla no sacaré mucho en claro ya que él llevará caballeros grises y me masacrará pero bueno… como uno de mis dioses es Slaanesh disfrutaré de su parte masoquista 😛

Gracias a todos los que votasteis; me gustaría saber quien votó a orkos y tiránidos porque son dos ejércitos que los considero muy divertidos de jugar y pintar.

Pensamientos en voz alta de un jugador de Warhammer 40.000

No pretendo crear polémica y si alguien se siento ofendido por este mensaje lo siento mucho pero es lo que pienso y como es mi blog pues lo puedo escribir tranquilamente. 

Últimamente leo en varios blogs de veteranos del hobby que es Warhammer 40.000 que sexta va a ser una mierda, que el hobby está corrompido, que ya no es lo que era, que el sistema es para niños, que lo van a dejar y miles de variantes de estas quejas.

Puede que yo no sea tan veterano como algunos de esos jugadores pero llevo casi 15 años en warhammer 40.000 (la mitad de mi vida) y la verdad es que, aunque me sigue gustando más tercera, cuarta y quinta tampoco veo que sean ediciones tan aberrantes como para no jugarlas; y visto los rumores de sexta con que se cumplan algunos de ellos ya mejorará con respecto a quinta, es más, no he leído ni un solo rumor que me desagrade tanto como para decir yo a sexta no pienso jugar.

No sé, estos jugadores que dicen que van a dejar el hobby ¿que pasa? ¿no tienen conocidos y amigos que piensen como ellos? ¿no pueden seguir jugando a la edición que más les guste? Yo cuando jugaba y dirigía a D&D 3.5 salió cuarta la probamos y como no nos gustó volvimos a 3.5, que sepáis que podéis hacer lo mismo con warhammer. Los manuales no se evaporan cuando sale una nueva edición, podéis seguir usándolos.

Simplemente os digo a los veteranos que es una pena que lo dejéis por una nueva edición o por los precios de GW; siempre podéis comprar miniaturas de otras marcas que fabrican para ser usadas en warhammer 40.000 y seguir jugando a la edición que os guste. Otra cosa es que ya no os guste ninguna edición de warhammer en ese caso nada se puede hacer.

Yo puedo afirmar que la caja de sexta me la voy a comprar si al final de verdad vienen marines del caos ya que con el manual de solo reglas que vienen en esas cajas ya se puede jugar (si el trasfondo avanzara supongo que también compraría el manual suelto poco tiempo después). Si luego el sistema no nos gusta pues volvemos a quinta o a tercera y punto.

PD: Aviso que cualquier comentario ofensivo no va a ser aprobado. s

La tabla de aliados de los próximos torneos de GW

Se ha visto por internet durante este fin de semana la tabla de aliados de los próximos torneos que se celebrarán durante el verano en Inglaterra (y supongo que también se aplicará a cualquiera que se pueda celebrar por aquí). Suena con fuerza que esa tabla venga en el propio manual de sexta edición.

La tabla incluye cuatro colores: hermanos de armas, aliados, aliados con desconfianza y que no pueden aliarse (como veréis traducciones totalmente libres por mi parte :P)

Me sorprenden los aliados de casi todos los ejércitos menos el de tiránidos que veo completamente lógico que no puedan aliarse con nadie.

Los casos que más me repulsan son los de los marines que son completamente xenófobos y, sin embargo, pueden aliarse con toda clase de alienígenas. Entiendo perfectamente el caso eldars y el Tau que dentro de lo que cabe no son malignas y corruptas… incluso puede llegar a justificar a los necrones que ahora son medio  honorables e inteligentes pero… ¿orkos y eldars oscuros? ¿En serio? Y ya no digamos los caballeros grises, el brazo armado de la inquisición, puede aliarse con todos los xenos… Menos mal que por lo menos la mayoría de estas alianzas son rojas…

Los únicos que veo medio sensatos son a los aliados de los marines espaciales del caos (aunque yo no hubiera incluido a los Tau entre sus aliados pues hasta los kroot saben que no tienen que comer a las criaturas del caos)

En definitiva, si Sagraldar acepta espero usar estas reglas de aliados en batalla y así cuando empiece mi nuevo ejército mientras sea pequeñito lo puedo usar aliado con mi ejército del caos 😛

De iOS a Android (3 de 3): Sony Xperia S

El terminal por el que finalmente me decidí es el Sony Xperia S, si bien es cierto que el Nexus era mi primera opción al ser un Android puro sin fabricantes de por medio el Sony Xperia S me enamoró por su diseño mucho más bonito que el del Nexus y la personalización de Sony a pesar del buen número de aplicaciones que jamás usaré que trae no me disgusta (al contrario que las de HTC o Samsung que me parecen aborrecibles :S)

Siempre me habían parecido los móviles de 4 pulgadas algo grandes pero tras tener el Nexus en el trabajo en las manos me di cuenta de que tampoco lo eran tanto y este tiene 4,2 pulgadas un poquito menos que el nexus y se sujeta muy bien a una mano y puede escribirse casi perfectamente con una mano, si bien es cierto que cuando con el pulgar trato de llegar a la otra esquina a veces pulso la tecla que está antes por lo que es más cómodo escribir a dos pulgares (cosa a la que yo todavía no me he acostumbrado pero me voy acostumbrando poco a poco)

El diseño está muy cuidado y destaca por esa pequeña banda transparente que tiene en la parte inferior.

En esta banda podemos apreciar los iconos de los botones de atrás, home y opciones que todo terminal Android debe poseer, sin embargo, no es ahí donde están esos botones si no un poco más arriba en los tres puntos blancos que pueden verse encima y que serán los que nos guíen para los dedos. Esta banda también se ilumina cuando recibimos una llamada o ocurren ciertos eventos en el sistema.

Estos botones responden muy bien a las pulsaciones aunque a mi a veces me ocurría al principio que los pulsaba sin querer (sobre todo el de atrás) al estar justo debajo de la pantalla pero una vez te acostumbras a la forma de agarrarlo (tened en cuenta que vengo de un iPhone cuyo tamaño es mucho menor) este problema desaparece.

En el lateral derecho del teléfono tenemos los botones de audio (que hacen de botones de zoom cuando nos encontramos en la cámara), la salida de micro-HDMI (sony incluye el cable en la caja cosa que es de agradecer) y el botón para disparar la cámara.

En el lado izquierdo únicamente tenemos el conector micro-USB para cargar el teléfono (o transferir datos). La única queja que tengo de los laterales es las tapas de ambos conectores que la verdad dan una mala sensación de fragilidad cosa extraña teniendo en cuenta lo cuidado que está el resto del diseño.

En la parte superior tenemos el conector de los auriculares y el botón de bloqueo/apagado.

En la parte de atrás encontramos, centrada en el terminal, la cámara y su flash LED. La tapa puede extraerse para introducir la tarjeta SIM y aunque viene tapada y atornillada la batería es extraíble.

Ahora voy a escribir sobre las especificaciones técnicas en las que no voy a detenerme demasiado porque otros blogs mucho más técnicos que yo seguro os lo explican mejor.

Posee un procesador Qualcomm de doble núcleo a 1,5 GHz y 1 GB de RAM que hacen que el móvil responda con una perfecta fluidez al abrir aplicaciones o reproducir los variados efectos y transacciones que posee la personalización de Sony. La verdad es que me alegro que no monte cuatros núcleos ni nada parecido porque pienso que a los fabricantes se les está yendo mucho la cabeza con la potencia sin control que hace que el móvil apenas te dure en funcionamiento al consumir la batería mucho más rápido de lo necesario (a pesar de lo optimizado que estén esos procesadores).

Su pantalla es un panel tactil TFT de tipo “Reality Display” que hace unido a la tecnología Bravia Engine podamos disfrutar de una resolución de 1280×720 píxeles, 342 ppp y colores muy vivos y reales.

El sistema cuenta con lo que se denomina retroalimentación háptica que da pequeñas vibraciones al pulsar opciones o el teclado, cosa que yo ya he desactivado porque no me gusta nada y considero que es un gasto de batería innecesario pero seguro que a los que les gusta llevar activados los soniditos cuando pulsan teclas esta función les entusiasmará.

La batería es el punto débil, como en todos los smartphones, dando como mucho un día y medio de autonomía aunque si haces uso medio intensivo de datos y unas pocas llamadas te lo puedes fundir en menos de 12 horas.

Otro punto que me gusta mucho es el chip NFC que conecta y las smartTags de Sony (que vienen dos incluidas con el móvil libre y que puedes solicitar gratis por Fax si lo compras asociado a Movistar). La aplicación que viene para gestionar estas tarjetas nos permite programar diferentes acciones que se ejecutarán al pasar el móvil cerca de la tarjeta como poner el móvil en silencio en la tarjeta de la oficina o apagar los datos al pasarlo por la de casa o encender bluetooth y manos libres al pasarlo por la tarjeta del coche.

La cámara también es una maravilla posee un sensor de tipo retroiluminado de 12,1 megapíxeles con apertura de 2,4 y zoom digital de 16 aumentos con un flash Led convencional. La toma de fotografías es bastante rápida (1,8 segundos aproximadamente). La cámara frontal es de 1.3 megapíxeles y 720p más que suficiente para alguna que otra videoconferencia.

Como curiosidad anecdótica ya que ningún juego de los 16 me llama la atención podemos encontrar la playstation store accesible para el Sony Xperia S. Los juegos disponibles son Twisted Metal, Kula World, MediEvil, Rayman, Jumping Flash!, Destruction Derby, WipEout, Jet Rider, Jet Rider 2, Cool Boarders, Cool Boarder 2, Kurushi Final, Evertbody’s Golf 2, The Little Mermaid II, Championship Bass y Driver, y cuestan alrededor de 4/5 € cada uno. Ojalá hubiera estado el final fantasy VII y me lo hubiera comprado del tirón.

También, si no me equivoco es el primer móvil Xperia que no sale con la marca sony ericsson si no directamente como Sony Xperia S (y así será a partir de ahora para todos los móviles Sony)

En conclusión, yo estoy encantado con este terminal, sin duda mejor teléfono que mi antiguo iPhone 4 (normal puesto que es más moderno) y que combinado con el sistema operativo del precioso robot verdad hacen que personalmente para mi sea el mejor smartphone que he tenido nunca.

La parte negativa que le veo al terminal es la duración de la batería y que aunque en la caja te ponen que ya trae Ice Cream Sandwich lo cierto es que Sony aún no ha liberado esta versión para el Sony Xperia S y nos toca esperar a algún momento indeterminado de Mayo o Junio (si cumplen con la promesa de que será en el segundo trimestre de este 2012)

Serie completa:
Parte 1: el motivo del cambio
Parte 2: El sistema operativo
– Parte 3: El móvil elegido (estás aquí)

De iOS a Android (2 de 3): Mi opinión sobre Android

Este artículo, que será el más breve de los 3, pretendo comentar las diferencias que he encontrado en el uso de los dos sistemas operativos.

Ambos sistemas operativos se comportan de forma muy fluida en sus respectivos terminales sony xperia S en el caso de Android y iPhone 4 en el caso de iOS.

No cabe duda que el que diga que Android funciona mal miente. Obviamente no podemos comparar un iPhone 4 o 4S con un Samsung Galaxy mini en temas de fluidez y potencia pero esas comparaciones hay un gran sector de “especialistas” en tecnología se empeña en hacer.

Pero bueno, no me quiero enrollar demasiado en las diferencias que no vienen al cuento y si en las que afectan al uso diario del teléfono:

Libertad: para mi la mejor. Tener acceso al sistema de ficheros me parece una maravilla, poder descargar cosas dentro del propio teléfono y dejarlas en una carpeta de Download que luego puedes abrir desde otras aplicaciones me parece genial.

Compartir elemento entre aplicaciones: a diferencia de en iOS que cada vez que abres un documento en una aplicación estás duplicando dicho documento. Por ejemplo en iOS, un doc que tengo en dropbox si lo edito desde alguna aplicación del sistema (como Pages) creo una copia que luego tengo que recordar de sustituir al de dropbox; en Android el documento se mantiene en su aplicación original o puedo moverlo y copiarlo como quiera.

Desde casi cualquier aplicación se tiene integración con las demás aplicaciones del sistema. Por ejemplo, desde la aplicación oficial de twitter no se puede compartir en Readit Later (ahora pocket) o a Evernote, sin embargo, desde Android no solo en twitter oficial si no en cualquier sitio donde haya un enlace puedo mandarlo a Readit Later o evernote lo cual hace que para mi sea mucho más cómodo y fácil tenerlo todo organizado.

Por supuesto no todos son halagos hacia Android, el teclado no me termina de gustar y considero que es mucho mejor el de iOS. Sé que hay muchos teclados interesantes en Android que se pueden instalar (otra ventaja sobre iOS) pero no quiero instalar funciones externas del teléfono para hacer cosas que sé que en ice cream sandwich mejoran mucho (este es la grandísima desventaja de Android y es que tengo que esperar a que a Sony le de la gana sacar ICS para mi móvil)

Otra penalización que le veo a Android es su mayor consumo de batería estando en reposo. Sin datos y sin tener aplicaciones corriendo en segundo plano (más allá de los servicios básicos del sistema) por la noche me consume en torno a un 18% de la batería y con iOS no era tanto). En global la batería del Xperia me dura bastante menos que la de mi iPhone 4 (que se podía ir casi a los 2 días mientras que el Xperia a duras penas me llega al día y medio). Si bien es cierto que el Sony Xperia tiene una pantalla más grande (y que en calidad tampoco tengo nada que enviar al Retina Display) y me imagino que eso será lo que hará que dure bastante menos la batería.

Un tema que echo mucho de menos de iOS son la enorme cantidad de aplicaciones que tengo en ese sistema (que para algo han sido alrededor de 3 años con iOS). La que más echo de menos es mi tweetbot, para mi la mejor aplicación que he probado nunca para twitter y aunque la que estoy usando en Android, tweetcaster, no está nada mal sigo extrañando a tweetbot (en especial su gran característica de silenciar temporal o permanentemente a usuarios o temas sin recurrir a bloquear o a unfollow). También la calidad de las aplicaciones de iOS son bastante superiores (en especial en interfaz y usabilidad) que las de Android.

En definitiva, ¿estoy contento con el cambio? Si y no creo que vuelva a iOS tanto en iPhone como iPad, que estoy pensando en jubilar por una tablet de gama media-baja con ICS, sin antes pasar por el próximo nexus-phone y la hipotética nexus-tablet (o el Kindle Fire si se animan a sacarlo en España) y eso si es que vuelvo alguna vez porque hay más cosas que ya no cambiaría que las que echo de menos.

Para la última parte hablaré a fondo del móvil que he comprado, el Sony Xperia S.

.adslot-overlay {position: absolute; font-family: arial, sans-serif; background-color: rgba(0,0,0,0.65); border: 2px solid rgba(0,0,0,0.65); color: white !important; margin: 0; z-index: 2147483647; text-decoration: none; box-sizing: border-box; text-align: left;}.adslot-overlay-iframed {top: 0; left: 0; right: 0; bottom: 0;}.slotname {position: absolute; top: 0; left: 0; right: 0; font-size: 13px; font-weight: bold; padding: 3px 0 3px 6px; vertical-align: middle; background-color: rgba(0,0,0,0.45); text-overflow: ellipsis; white-space: nowrap; overflow: hidden;}.slotname span {text-align: left; text-decoration: none; text-transform: capitalize;}.revenue {position: absolute; bottom: 0; left: 0; right: 0; font-size: 11px; padding: 3px 0 3px 6px; vertial-align: middle; text-align: left; background-color: rgba(0,0,0,0.45); font-weight: bold; text-overflow: ellipsis; overflow: hidden; white-space: nowrap;}.revenue .name {color: #ccc;}.revenue .horizontal .metric {display: inline-block; padding-right: 1.5em;}.revenue .horizontal .name {padding-right: 0.5em;}.revenue .vertical .metric {display: block; line-height: 1.5em; margin-bottom: 0.5em;}.revenue .vertical .name, .revenue .vertical .value {display: block;}.revenue .square .metric, .revenue .button .metric {display: table-row;}.revenue .square .metric {line-height: 1.5em;}.revenue .square .name, .revenue .square .value, .revenue .button .value {display: table-cell;}.revenue .square .name {padding-right: 1.5em;}.revenue .button .name {display: block; margin-right: 0.5em; width: 1em; overflow: hidden; text-overflow: clip;}.revenue .button .name:first-letter {margin-right: 1.5em;}a.adslot-overlay:hover {border: 2px solid rgba(58,106,173,0.9);}a.adslot-overlay:hover .slotname {border-bottom: 1px solid rgba(81,132,210,0.9); background-color: rgba(58,106,173,0.9);}a.adslot-overlay:hover .revenue {border-top: 1px solid rgba(81,132,210,0.9); background-color: rgba(58,106,173,0.9);}div.adslot-overlay:hover {cursor: not-allowed; border: 2px solid rgba(64,64,64,0.9);}div.adslot-overlay:hover .slotname {border-bottom: 1px solid rgba(128,128,128,0.9); background-color: rgba(64,64,64,0.9);}div.adslot-overlay:hover .revenue {border-top: 1px solid rgba(128,128,128,0.9); background-color: rgba(64,64,64,0.9);}

Serie completa:
Parte 1: el motivo del cambio
– Parte 2: El sistema operativo (estás aquí)
Parte 3: El móvil elegido

De iOS a Android (1 de 3): Mi historia y mis motivos

Antes de empezar a hablar de lo que ha supuesto para mi el cambio de iOS a Android haré una pequeña introducción de mi historial de móviles.

Desde que tuve mi primer móvil, creo que con 16 o 17 años (ahora la edad es muy inferior por lo que veo en la calle), siempre fui fan de Nokia. Sus móviles eran resistentes, con buenas baterías y excelente calidad de sonido.

Durante esa época en que el término smartphone no existía mi mejor móvil fue sin duda el segundo modelo de Nokia ngage, móvil que sirvió a mi lado fielmente durante más de un año y medio y que creo lo hubiera seguido haciendo de no ser por un accidente (donde mi pierna quedó fracturada y el móvil destrozado).

Después de eso tuve otros dos modelos de Nokia y llegó el momento en en que salió el primer iPhone en españa (el 3G), desde ese día fui usuario de Apple.


Cuando salió el iPhone 4 me lo compré sin dudar por dos motivos: el primero era que la batería del 3G ya no aguantaba casi nada y que el sistema se había vuelto infernalmente lento.

Cuando salió el iPad 1, aunque me llamaba mucho la atención, era un gadget al que pensaba que no le sacaría uso, cuando me lo regalaron vi que estaba completamente equivocado… Ahora creo que necesitaré siempre un tablet en casa puesto que ahora ya ni me planteo encender el ordenador si no voy a programar o ver alguna serie, uso mi iPad para el correo, facebook, twitter, G+ y evernote.

Yo estaba encantado con mi iPhone 4 y mi iPad 1 (a pesar de que ya estaba a punto de salir el 3). Todo iba bien con ambos: la experiencia de uso es magnífica y el sistema operativo perfectamente equilibrado con su hardware, sin embargo, todo cambió hace unas semanas.

En el iPhone 4 me ha empezado a fallar el botón de home, lo que me obligó a sacar el Assistive Touch que simula el botón central. Lo peor es que ya son 3 las personas que conozco físicamente (nada de leídas por internet y esas cosas difíciles de probar que sean reales) con el mismo problema. En la Apple Store están encantados de cambiártelo por 149 euros, para mi eso es inaceptable.

Para terminar de acrecentar mi malestar el iPad 1 desde la versión 5.1 es un infierno usarlo (lo mismo que pasó con el iPhone 3G en la maldita versión 3.2). He probado a restaurar a los ajustes de fábrica, configurar como si fuera nuevo e instalar las aplicaciones mínimas pero nada. Esta estrategia les funcionó para que me pasara al iPhone 4 desde el 3G pero me temo que no les va a funcionar para el iPad 3, que si tenía intención de comprarlo por voluntad propia pero ahora que me fuerzan a ello paso.

Como terminaba mi permanencia con movistar pensé en pillar un móvil libre de gama media/baja de Android (el nokia Lumia fue también una opción pero tras probarlo en una tienda de Nokia se me quitaron las ganas) e irme con alguna operadora virtual (Pepephone era la candidata). Sin embargo, esta idea se fue de mi cabeza en cuanto escuché el telar del geek (uno de mis podcast tecnológicos favoritos) se me quitaron las ganas de un móvil de gama media y menos pantalla que el iPhone así que comencé a buscar un móvil de gama alta puesto que ya sabía que cualquier otra cosa me decepcionaría y enturbiaría mi primera experiencia con el bonito robot verde.

Varios fueron los modelos Android candidatos que he probado. Los voy a numerar y decir el motivo por el que los he descartado dejando para el final al ganador:

– Samsung Galaxy SII: Descartado directamente, no me gusta lo grande que es pero sobre todo no me gusta mucho la personalización de Samsung, demasiado intrusiva.

– HTC: No recuerdo que modelo me enseñó la chica de la tienda de movistar de Gran vía en Madrid (la mejor tienda a la que puedes ir si quieres algo de Movistar), la verdad, porque ya sabía que no lo iba a querer porque tampoco me gusta la personalización que HTC le hace a su versión de Android.

– Nexus One: Este fue mi primer candidato a pesar de su pantalla de 4,5 en especial porque al ser de Google no llevaba personalizaciones de fabricantes y siempre tiene rápidamente la última versión de Android, pero movistar no lo tenía entre los modelos a financiar así que lo tuve que descartar ya que no dispongo de ese dinero para comprarlo libre (e irme a Orange o Vodafone está descartado porque mi experiencia con ambas operadoras siempre han sido malas)

– Samsung Galaxy Note: Me encanta su diseño y funcionalidad pero la pantalla de 5,3 es demasiado grande para ser un teléfono (aunque si hubiera sido una tablet algo más barata si que me hubiera gustado pillarla) y tiene de nuevo el lastre de la personalización de Samsung aunque en este modelo no me desagradó tanto.

– Sony Xperia S: Este fue el ganador. El nuevo modelo de Sony en su gama Xperia (el primero sin el “Ericsson” en el nombre), su personalización sobre Android es ligera y menos intrusiva que las de HTC o Samsung. Además, en diseño y comodidad en la mano les gana a todos los modelos que he probado.

Con esto termino la primera parte de mi paso de iOS a Android. Quedan dos partes más para este artículo:
 – En la segunda parte analizaré las diferencias que he encontrado entre iOS y Android, las cosas que me gustan más en iOS y las que me gustan más en Android. Pero aclaro ya que no voy a intentar decir en ningún momento cual es mejor o peor eso se lo dejo a los fanboys de ambas marcas.
– En la tercera parte haré un análisis a fondo del terminal

Serie completa:
– Parte 1: el motivo del cambio (estás aquí)
Parte 2: El sistema operativo
Parte 3: El móvil elegido