Cuando las Sombras Atacan (Campaña de Rhelus Tau 04)

Relato escrito por Sagraldar para crónicas de Vedasto como parte de la campaña de Rhelus

Aún a plena luz del día era difícil verlos, apostados tras aquellos grandes contenedores de metal oxidado. Ningún shas’vre (sargento) los había acompañado, demasiado valioso como parecer en aquel suicidio, pues esa misión lo era. Cinco sombras que se habían logrado infiltrar en aquel campamento, donde un poderoso Oráculo servía de apoyo estratégico al Fuego de la Transformación. Un hechicero menor, un psíquico renegado, pero que podía cambiar el devenir de la batalla con sus predicciones. Lo realmente extraño era que el Oráculo no los hubiera presentido ni vaticinado su llegada, pero los tau no entiendían de la Disformidad y los poderes que acarrea sobre los mortales como para saberlo o planteárselo.
Esta vez sí traían el equipo adecuado, y la senda elegida había sido Kauyon (Cazador Paciente), así que esperaban pacientemente cerca del campamento a que sus enemigos cometieran el más mínimo error para abalanzarse sobre ellos. Dada su inferioridad numérica, la elección parecía la acertada. Un ataque suicida contra el núcleo de sus enemigos habría sido la muerte de fallar el único intento de que disponían. De pronto se escucharon pasos metálicos provenientes de las cercanías de una trinchera del campamento. Un grupo de marines del caos se aproximaba, quizá una escuadra de vigilancia rutinaria. El grupo preparó sus armas y encendió sus retrorreactores. Para cuando el enemigo los escuchó caer del cielo ya estaban en el suelo, presa de las andanadas de los cañones de inducción y del bláster de fusión, para volver a desaparecer como hubieron aparecido. El eco sordo del combate resonó en la zona un rato, antes de apagarse con un murmullo de muerte. Pasó el tiempo sin noticias, y ni una sola figura volvía a aparecer del campamento del Caos.

Esta vez, con algo más de sigilo del que suelen llevar, varios marines espaciales volvieron por donde sus compañeros habían muerto. Que gran fallo, no habían ocultado los cuerpos. La patrulla se detuvo e inspeccionó los cadáveres de sus compañeros. Rápidamente se pusieron en guardia y alzaron sus bólter, pero no dieron la voz de alarma. De nuevo los tau accionaron los retrorreactores de las armaduras sombra y cayeron por sorpresa sobre sus enemigos. Ahora sí, la escuadra de marines alertó al resto según les caía toda una lluvia de fuego de plasma y fusión, pero sólo murió un enemigo. La voz de alarma podría ser su perdición, habían sido lentos. Los marines respondieron con fuego de bólter, avanzando a toda velocidad contra los infiltradores, que se ponían a cubierto como podían bajo la intensa lluvia de proyectiles. Dos tau, incluyendo el que lideraba, cayeron en la huida mientras el resto lograba refugiarse tras el gran contenedor de metal. Los marines del caos avanzaban en su busca, ya no tenían alternativa. Los infiltradores volvieron a salir al encuentro de sus enemigos y dispararon todo su arsenal contra ellos. Otro marine cayó, pero el tercero se afanaba en acabar con los atacantes, no retrocedió, así que los tau volvieron a retirarse tras el parapeto que era el contenedor de metal. Mientras, más marines habían estado llegando al lugar, incluido el Oráculo con su escolta.
El último marine de la primera oleada cayó sin vida bajo el plasma tau y éstos, conscientes de que todo estaba perdido, salieron al encuentro de los nuevos defensores. Descargaron toda su furia contra ellos, matando a sendos de sus atacantes y volviendo a refugiarse tras el contenedor. Miríadas de proyectiles de bólter rebotaron contra sus armaduras y el metal oxidado del contenedor, pero era cuestión de tiempo que acabasen con ellos, así que siguieron saliendo una y otra vez para matar más marines lo suficientemente insensatos como para abandonar la cobertura. Pero la suerte no favorecía a los tau. Demasiados eran los enemigos y muy pocos ellos. Los bólter consiguieron derribar dos más de los intrépidos infiltradores, todo estaba perdido. El último del grupo se lanzó con el retrorreactor hacia adelante, disparando sobre el Oráculo a plena potencia de fuego con su cañón de inducción, y sobrecargando los sistemas de su armadura mimética. Logró derribar a un escolta que se interpuso entre el fuego del tau y su protegido, pero cayó presa de los disparos del enemigo. Habían fracasado, habían muerto, y el Oráculo mantenía su sonrisa demente mirando al vacío inescrutable de su locura. Incierto era el futuro Tau en Rhelus a partir de ahora.

Campaña de Rhelus: Batalla en la llanura de Praxis

El crucero imperial clase Venganza llamado Justicia Ciega había llegado a la órbita del planeta Rhelus hacía tan solo unas 12 horas. Sus órdenes eran reforzar la flota del sistema, sin embargo, su servicio había durado menos de dos horas. La nave explotó en llamas justo cuando las naves de batalla Tau habían llegado al sistema, sin embargo, todas las comunicaciones imperiales apuntaban a una sobrecarga de los sistemas de la propia nave nada que ver con los Tau ya que todavía estaban lejos del planeta cuando explotó la nave.

Odsou sonreía mientras escuchaba aquellas transmisiones desde la superficie del planeta. El antiguo capitán de la primera compañía del capítulo renegado Fuego de la Transformación paseaba mientras sus tropas terminaban de preparar el campamento desde donde dirigirían sus ataques. El plan del maldito hechicero había funcionado, sobrecargar la nave para interferir los sensores imperiales a la vez que se teletransportaban toda la infantería al planeta y se lanzaban varias cañoneras Thunderhawk. La vía de escape sería difícil si la magia fallaba pero contaban con que los traidores que los Portadores de la Palabra habían infiltrado en la flota les dieran una ruta auxiliar. Pero no había posibilidad de fallo, debían triunfar el Príncipe Almícar así lo había ordenado pues el planeta era vital para el despliegue de la siguiente oleada de la invasión.

Odsou se giró inmediatamente saliendo de sus pensamientos cuando escuchó acercarse al hechicero Voluptus. Odsou siempre había sentido desprecio por el ansia de poder del hechicero, incluso cuando era el capítulo que aún servía al imperio. Voluptus nunca perdonó que Ransin hubiera sido nombrado bibliotecario mayor del capítulo y ahora con el sacrificio del bibliotecario en la ascensión de Almícar era el mayor candidato para ocupar el recién creado puesto de Diaconus. 
– Magister Odsou pensaba que encabezarías la línea de infiltración – dijo Voluptus – Con lo que te gusta jugar con tanques nunca pensé que los prestarías para ir con ese demoníaco engendro de Nurgle que nos ha dado Galvanus. 
– Primus – dijo Odsou usando el título que tanto odiaba Voluptus – harías bien en no olvidar que ahora el Príncipe Szerelem es el magister de la sexta compañía junto a los marines infectados de los Puños de Firmeza y los miembros de la vieja legión de los Guardianes de la muerte. 
– No lo olvido y tampoco lo apruebo… pero desde que Almícar es un príncipe demonio no escucha mi consejo y si el del príncipe de Nurgle y el capitán de los hijos del cielo – dijo Voluptus lleno de ira para añadir casi a gritos – ¡Pero si incluso escucha a ese oficial de los Ángeles de los cráneos que sirve a Khorne!
– Tranquilízate – dijo Odsou – Nuestro príncipe ve cosas con las que ni siquiera tus poderes pueden soñar. 
Los ojos de Voluptus se llenaron de ira y miró a Odsou como si se estuviera planteando fulminarle inmediatamente pero finalmente abrió los puños y suspiró. 
– Supongo que algo de razón llevas – admitió – Venía porque imagino que ya que no has ido con el Príncipe Szerelem querrás dirigir conmigo el ataque contra los ejércitos que se han reunido rápidamente para hacernos frente. 
– Por supuesto, hace tiempo que mi espada no prueba sangre imperial – rió Odsou. 
– Pues podrá probar sangre imperial y Tau – dijo Voluptus – Se han dirigido unidos a hacernos frente dejando de lado las diferencias que debían tener dado los combates que había en órbita. 
– Hagamos que se arrepientan de haberse unido – dijo Odsou – Esos Tau deberían haber aprovechado para huir. 
Odsou y Voluptus se encaminaron hacia su ejército. Antaño valerosos marines del capítulo Fuego del Emperador y ahora conocidos como renegados por todo el sector y llamados Fuego de la transformación. 
A pesar de haber entregado su alma a Tzeentch a cambio de sus bendiciones, Odsou no olvidaba que fue un capitán y le encantaba que el grueso de sus tropas tampoco lo hubieran hecho. 
Veía orgulloso a su escolta de exterminadores los Legatus Benes, Bliko, Balzej y Bohumil esperándole junto a su Land Raider de mando; cerca de ellos bromeaban sobre cuantos imperiales aplastarían ese día las dos escuadras de veteranos de Tzeentch que se hacían llamar los rebanadores al cargo del Legatus Bredich y los asaltantes de Tremulo al cargo del Legatus de mismo nombre. 
– Te dejo la parte táctica a ti – dijo Voluptus cuando estaban más cerca de los marines – Yo voy con mis Consor para preparar una desagradable sorpresa a nuestros enemigos. 
Odsou simplemente asintió, sabía a que sorpresa se refería Voluptus y sabía que eso le costaría un buen soldado pero era un precio pequeño para traer a los demonios al plano material. Miró hacia los Consor Dusanek y Evzen que se mantenían apartados de los demás marines junto a los marines sin alma que eran ahora los desafortunados miembros de la novena compañía, simples armaduras animadas por la oscura magia de Tzeentch. 
Cerca del Land Raider de mando estaban estacionados los rhinos de las escuadras de antiguos marines tácticos al mando de los Legatus Ferda y Jozka. Junto a ellos estaba uno de los arrasadores de la tríada de Sargan revisando que todo en los tanques funcionaba bien. Odsou no diferenciaba a ninguno de los tres aunque sabía que Rubin era el que hablaba siempre en nombre de los tres; El segundo arrasador estaba revisando el funcionamiento de las motocicletas de la escuadra del Legatus Ondrus; el tercero de los arrasadores simplemente miraba hacia el horizonte como si quisiera vislumbrar al enemigo, a su lado estaba la terrible máquina de guerra que era el profanador al que Rubin llamaba Rotivlav
Mientras pasaba al lado de los marines de asalto del Legatus Reznik escuchó como empezaban los cantos de Voluptus y sus hechiceros para encerrar en las reliquias del caos que portaban a los demonios que lanzarían sobre sus enemigos si así Tzeentch lo quería. 
Odsou llegó al lado del resto de sus hombres y los legatus de todas las escuadras se reunieron con él. 
– Hermanos, tenemos ante nosotros un movimiento decisivo para que esta guerra comience bien – comenzó – como ya sabréis los infiltradores del Legatus Tremulo han localizado a las fuerzas imperiales acercándose a nosotros apoyados por los xenos Tau, nos superan en número y tecnología pero nosotros tenemos una ventaja inigualable
Odsou guardó silencio unos instantes antes de proseguir para crear expectación. 
– ¡Nosotros tenemos de nuestro lado a un verdadero Dios! – exclamó – Y, además, Tremulo ha descubierto el lugar perfecto donde su número será un obstáculo un paso cerca de la entrada a la llanura de Praxis. En ese lugar nos enfrentaremos a ellos y les derrotaremos. 
*****
La batalla comenzó con un intercambio de disparos ensordecedor, cuando el humo se despejó pudo verse que la efectividad de las armas de Tau y guardias imperiales era ineficaz contra los hechizos protectores del caos ya que su magia había mitigado la mayor parte del daño que la artillería debería haber causado. 
Los infiltradores de Tremulo por un lado y de Bredich hicieron honor a su fama y lograron colocarse en una posición impecable donde las bendiciones que habían recibido de parte de Tzeentch les protegieron del fuego de plasma y les permitieron causar mucho daño antes de tener que buscar posiciones resguardadas. 
Uno de los marines de Tremulo fue usado como huésped de un demonio mayor, Rabzolga, atado a su cuerpo por Voluptus y sus consor antes de la batalla. El destrozo que causó por el flanco más fuerte de los aliados fue brutal. 
Durante la batalla las únicas bajas verdaderamente importante se produjeron entre las filas de los marines sin alma pero no preocupaba mucho a Odsou pues ya había visto como después de la batalla lograban reunir de nuevo las armaduras a las almas torturadas que quedaban libres en el campo de batalla. 
También con la presencia de Rabszolga en el campo de batalla aparecieron unos 20 demonios menores que lograron detener al recién llegado inquisidor del ordo Xenos al que Voluptus logró poner en serio apuros gracias a que retorció la carne de uno de los escoltas del inquisidor hasta convertirlo en un amasijo de carne atado a su voluntad, lástima que la magia no mantendría demasiado tiempo al engendro vivo. 
Odsou desembarcó de su land raider al lado de unas armaduras casi invisibles de los Tau que aunque difíciles de impactar desde lejos no fueron nada para las espadas y cuchillas de energía de la escuadra, por desgracia, el desviarse tanto para dar caza a esas armaduras les impediría entrar mucho más en acción. 
Los arrasadores y su profanador causaron muchísimo daño a distancia pero llegado un momento de la batalla el profanador no aguantó más y se dirigió a aplastar a unas motocicletas gravitatorias de los Tau con sus garras. 
Los que tuvieron peor suerte del ejército del caos fueron los motoristas que vieron muy dañadas sus motos y tener que retirarse con algunas bajas. 
Finalmente las fuerzas imperiales y Tau no solo tuvieron que retirarse si no que como el inquisidor fue arrestado por aliarse con los xenos acabaron peleando entre ellos. 
*****
Odsou limpiaba su espada en el uniforme de un oficial imperial muerto de un disparo de bolter en la cabeza mientras escuchaba el informe de daños y bajas. Parecía que la batalla se había saldado casi sin bajas ni daños irreparables en los vehículos. Un comienzo muy prometedor pero el resto de la campaña no sería así, en esta batalla el ataque sorpresa y la enemistad entre humanos y xenos les había ayudado a que aunque unidos no pudieran organizar una batalla en condiciones. 
Ya se había comunicado con el príncipe Szerelem para que interceptaran a los Tau en su huída hacia su campamento para reducir aún más el escaso número de los alienígenas. 
Voluptus había ordenado a uno de sus hechiceros que se dirigiera con un pequeño contingente de humanos renegados de la ciudad colmena para infiltrarse allí y lograr realizar un ritual con la secta que los Portadores de la Palabra habían creado en el interior de la colmena durante varios años. 
Depender tanto de la magia para tener una esperanza de victoria no terminaba de gustarle a Odsou pero adorando al dios de los hechiceros suponía que algo más fácil lo tendrían…

Relato original de la campaña publicado en Crónicas del Sector Vedasto

Lo mejor de la semana en la (mi) red 3 (12/05/2012-18/05/2012)

Android: Actualización mayor de evernote a su versión 4.0. Una actualización muy necesaria que da un gran lavado de cara a este genial aplicación que uso a diario en todas mis plataformas (windows, mac, iPad y Sony Xperia S)

Android: Es File Explorer. En XatakaAndroid podemos leer una excelente noticia de este magnífico gestor/explorador de archivos para Android. Es gratuito y trae multitud de opciones. Fue una de las primeras aplicaciones que instalé en mi Android en cuanto lo tuve.


Cine: Distrito 9. Desde Cargad, Namarie nos trae un pequeño análisis de esta fenomenal película

Pintura: Análisis de las nuevas pinturas de GW. Desde cursed monkey tenemos la primera parte (de tres) de un texto muy bien explicado sobre las nuevas pinturas de Games Workshop, la verdad es que en ese aspecto parece que GW se ha puesto las pilas para recuperar algo del terreno perdido contra Vallejo y compañía.


Rol: ¿Con qué juego de rol comenzar a jugar?. Desde cientos de minions nos traen un interesante artículo sobre los juegos de rol con los que podemos empezar a jugar en esta gran afición que es el rol.

Rol: Cuagradésimo portada lunar de Fanzine rolero. En esta portada nos traen muy buen material, como siempre. Destaco por encima de todo el suplemento para jugar a mass effect con el sistema de cacería de bichos y una entrevista a la gente de trasgotauro.

Videojuegos: Diablo 3 para Mac en castellano. Contra todo pronóstico tuvimos Diablo 3 en castellano en Mac (aunque el cliente se bajaba en inglés podía elegir castellano y se descarga 2,6 GB de español). Lo curioso es que dicen desde Blizzard que eso es un error y que podría dar fallos… me cuesta entenderlo, la verdad.

Videojuegos: Desvelado el nivel secreto del diablo 3. En vidaextra nos muestran el nivel secreto y los pasos para llegar a él

Warhammer: Caos, como lo haría. En la biblioteca del Gran Nigromante tenemos un excelente artículo sobre como debería ser el nuevo caos para fantasy (que se rumorea será el siguiente libro de warhammer fantasy en salir). Tiene la segunda y tercera parte.

El rumor de la semana:
Desde ahora también pondré el rumor (no descarto que alguna vez sean más) que me haya llamado la atención durante la semana. En esta semana tengo uno que me afecta directamente y espero que espero que se cumpla pues parece ser que desde los foros de soporte de Sony han dicho que a lo más tardar la primera semana de junio Android ICS empezará a llegar a los Sony Xperia S.

Y de propina:

992.M41 Escaramuza en Tankou

El planeta Tankou estaba completamente asediado por el Imperio y era cuestión de tiempo que las fuerzas del caos acabasen siendo derrotados pero aún así harían sufrir a los imperiales cada palmo de terreno recuperado. El abrumador número imperial no era una ventaja debido a su necesidad de mantener intactas las ciudades-manufacturum y eso permitía que las fuerzas del caos pudieran hostigarlos y causarles daños en pequeñas escaramuzas.

Maximiliano el paladín exterminador al frente de uno de estos grupos hostigadores llevaba uno muy reducido pero eso no importaba porque ellos eran tropas de elite y les acompañaba basura humana y no muerta sacrificable para absorber los disparos.

Las tropas de asalto inquisitoriales avanzaban vigilantes por las calles de la ciudad y por ello cuando el cultista Sam giró la esquina fue rápidamente desintegrado por un disparo de plasma.

Los elegidos Tun, Andio y Curcho intentaron cruzar en busca de cobertura mientras se acercaban más a la posición imperial, sin embargo, en cuanto salieron de su escondite una serviarma comenzó a disparar indiscriminadamente contra ellos impactando en Tun y aunque este disparo no logró más que hacer perder el equilibrio al paladín fue suficiente para que una soldado de las tropas de asalto fijara el objetivo y fundiera con plasma al paladín.

Los cultistas Pipe y Josua acompañados del elegido Serpis rodearon a una patrulla de tres soldados de asalto y a base de fuego automático y de bólter acabaron con ellos sin piedad antes de que pudieran revelar su posición.

Cuandolos elegidos Andio y Curcho se aproximaron más hacia el inquisidor que lideraba la patrulla, alguien a quien las comunicaciones habían identificado como Maethius, este reaccionó rápidamente gracias a sus habilidades aumentadas psíquicamente y de un solo disparo de su pistola de plasma acabó con el elegido Curcho.

Sifilus apareció delante del exterminador caballero gris Daethius, el segundo del inquisidor, que disparó inmediatamente contra él con su bólter de asalto, sin embargo, no causó daños al supurante marine. Esto obligó al valiente caballero a cargar contra el marine de plaga rajando la armadura como si fuera papel con su arma némesis, sin embargo, el Padre Nurgle había puesto sus ojos en su paladín e hizo que la herida no fuera mortal.

En el otro lado del pasillo una de las escoltas inquisitoriales disparó su plasma contra los zombies que se le aproximaban logrando abatir a uno de ellos.

El combate de Sifilus y Daethius podría haber acabado mal para el marine de plaga pero Egnaeta, un marine que perdió su alma hacía mucho tiempo a manos de un demonio cargó contra la espalda del exterminador y con sus sobrenaturales garras asesinó al caballero gris. El poseído continuó corriendo mientras Sifilus profanaba la semilla genética del caído caballero echando el pus de sus heridas sobre las heridas del caído.

Los escoltas del inquisidor dispararon contra Egnaeta y Sifilus con sus rifles de plasma en fuego rápido logrando hacer caer a Sifilus entre convulsiones mientras que Egnaeta fue convertido en poco más que una masa sanguinolenta con un brazo afilado que el demonio residente mantenía unido y avanzando hacia sus enemigos.

El paladín exterminador Maximiliano logró acercarse por fin al inquisidor disparando contra él su bólter pero no logrando impactar, quedaron trabados en combate cuerpo a cuerpo sin lograr hacerse ningún tipo de daño debido a la agilidad superior del inquisidor por un lado y la protección arcana de la armadura de Maximiliano.

Tras unos segundos donde el inquisidor parecía llevar ventaja e impactar varias veces sobre el exterminador, finalmente este logró un golpe certero que decapita al inquisidor.

Los cultistas acabaron con otro guardia de asalto y la serviarma mientras intentaban reunirse con Maximiliano que ha continuado avanzando por el pasillo aplastando contra la pared la cabeza de otro escolta.

Otro soldado de asalto que estaba en el camino de Maximiliano disparó a bocajarro su rifle de plasma que se sobrecalentó haciendo que en la cara de Maximiliano, debajo de su casco, apareciera una sonrisa ante la idea de aplastar con sus manos a otro humano más… pero esa fue su perdición pues no detectó al soldado que llegó corriendo por la esquina y que disparó su rifle infernal a través de una de las muecas que el inquisidor había dejado en la armadura del exterminador haciendo que Maximiliano cayera fulminado al instante pero la alegría de ambos soldados no duró demasiado pues el elegido Andio había llegado hasta ellos y abatió al asesino de Maximiliano de un solo disparo de su bólter que llenó al superviviente de restos de sesos y hueso craneal.

El último superviviente corrió hacia el paladín con la célula de su rifle sobrecalentada para inmolarse, sin embargo, nunca llegó a su destino pues el paladín logró abatirle a tiempo con su bólter.

El elegido Andio se acercó, seguido de cerca por los cultistas Pipe y Josua, al cuerpo del caballero gris que había empezado a moverse. Cuando llegaron a su lado Sifilus también se levantó y les indicó que se tranquilizaran que Egnaeta había elegido un nuevo cuerpo.

Sifilus se fue acercando a cada cuerpo humano muerto y lo corrompió con su enfermedad, lo que haría que pronto se levantaran como zombies para seguir distrayendo a las tropas imperiales mientras ellos se dirigían a su ruta de escape.

.adslot-overlay {position: absolute; font-family: arial, sans-serif; background-color: rgba(0,0,0,0.65); border: 2px solid rgba(0,0,0,0.65); color: white !important; margin: 0; z-index: 2147483647; text-decoration: none; box-sizing: border-box; text-align: left;}.adslot-overlay-iframed {top: 0; left: 0; right: 0; bottom: 0;}.slotname {position: absolute; top: 0; left: 0; right: 0; font-size: 13px; font-weight: bold; padding: 3px 0 3px 6px; vertical-align: middle; background-color: rgba(0,0,0,0.45); text-overflow: ellipsis; white-space: nowrap; overflow: hidden;}.slotname span {text-align: left; text-decoration: none; text-transform: capitalize;}.revenue {position: absolute; bottom: 0; left: 0; right: 0; font-size: 11px; padding: 3px 0 3px 6px; vertial-align: middle; text-align: left; background-color: rgba(0,0,0,0.45); font-weight: bold; text-overflow: ellipsis; overflow: hidden; white-space: nowrap;}.revenue .name {color: #ccc;}.revenue .horizontal .metric {display: inline-block; padding-right: 1.5em;}.revenue .horizontal .name {padding-right: 0.5em;}.revenue .vertical .metric {display: block; line-height: 1.5em; margin-bottom: 0.5em;}.revenue .vertical .name, .revenue .vertical .value {display: block;}.revenue .square .metric, .revenue .button .metric {display: table-row;}.revenue .square .metric {line-height: 1.5em;}.revenue .square .name, .revenue .square .value, .revenue .button .value {display: table-cell;}.revenue .square .name {padding-right: 1.5em;}.revenue .button .name {display: block; margin-right: 0.5em; width: 1em; overflow: hidden; text-overflow: clip;}.revenue .button .name:first-letter {margin-right: 1.5em;}a.adslot-overlay:hover {border: 2px solid rgba(58,106,173,0.9);}a.adslot-overlay:hover .slotname {border-bottom: 1px solid rgba(81,132,210,0.9); background-color: rgba(58,106,173,0.9);}a.adslot-overlay:hover .revenue {border-top: 1px solid rgba(81,132,210,0.9); background-color: rgba(58,106,173,0.9);}div.adslot-overlay:hover {cursor: not-allowed; border: 2px solid rgba(64,64,64,0.9);}div.adslot-overlay:hover .slotname {border-bottom: 1px solid rgba(128,128,128,0.9); background-color: rgba(64,64,64,0.9);}div.adslot-overlay:hover .revenue {border-top: 1px solid rgba(128,128,128,0.9); background-color: rgba(64,64,64,0.9);}