El paso – Reto de escritura 4 #52RetosLiterup

Qinmaer miraba al elfo que estaba en la camilla inconsciente con una respiración tranquila. Debía medir lo mismo que él aunque con muchos menos años sobre sus delgadas espaldas y conservaba sus dos puntiagudas orejas.

Qinmaer apretó las ataduras de cuero que debían mantener a su congénere atado a la camilla mientras suspiraba despacio al observar que su prisionero tenía el pelo rapado de los guerreros profesionales mientras que él llevaba una larga melena plateada hasta el final de la espalda.

Y mientras terminaba de asegurar la última cuerda se abrió la puerta de la sala de interrogatorios en la que era ayudante.

Una esbelta y alta figura humanoide entró por la puerta. Su cuerpo podía parecer el de un humano de complexión ligera pero fibrosa, rostro joven y apuesto aunque con una mirada azul de pura frialdad pero lo que más llamaba la atención es que de la espalda le sobresalían dos enormes alas emplumadas blancas.

— Ama, el prisionero está listo para el interrogatorio —dijo Qinmaer con una profunda reverencia y la voz llena de deseo.

La ama caminó hacia él con el extraño paso ligero de la raza de los cygnus y le agarró con suavidad por la barbilla mientras se agachaba un poco, pues le sacaba fácilmente una cabeza de altura, para besar sus labios.

— Te he dicho mil veces que me llames por mi nombre cuando estamos solos —le replicó mientras se dirigía hacia le mueble de las herramientas.

—Lo siento, Nonca—Qinmaer se frotó nerviosos las manos— pero es que está el prisionero aquí.

—Está inconsciente y en cualquier caso no va a sobrevivir a la sesión de hoy —dijo Nonca entregándole unas cuantas herramientas de tortura— Quiero que me demuestres tu amor y lealtad haciendo sufrir a este miembro de tu raza.

Qinmaer sabía que ese día llegaría porque para eso le hacía estudiar anatomía y asistir a las torturas que ella y otros cygnus llevaban a cabo con sus prisioneros… unas veces para obtener información y otras por placer.

—Por ti y el honor que me ofreces —dijo Qinmaer cogiendo en primer lugar unas tenazas.

Nonca sonrió y asintió mientras hacía un gesto con la mano.

—Pues empieza.

Los gritos del joven elfo se escucharon durante toda la noche en la zona de las mazmorras y por la mañana Nonca marcó orgullosa a Qinmaer en la frente con el tatuaje de primer concubino.

Este es el cuarto reto de escritura de 2021 del portal de Literup: Escribe un relato de amor entre dos especies fantásticas. No hay límite para apuntarse así que si os interesa no dejéis de hacerlo.

Sigo sin lograr ponerme al día con los relatos pero es que me está pudiendo el desánimo por cosillas de la vida. A ver si puedo regularizar las situaciones tanto de salud física y mental y recupero las ganas de hacer cosas en mi tiempo libre más allá de tirarme a leer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .