La leyenda de las 3 Reinas Magas – Reto de escritura 2 #52RetosLiterup

Este es el segundo reto de escritura de 2021 del portal de Literup: Escribe un relato protagonizado por tres reinas magas. No hay límite para apuntarse así que si os interesa no dejéis de hacerlo.

Ven hijo mío, camina a mi lado, es hora de que conozcas mi Sanctasanctórum privado, el lugar más importante y protegido de mi Imperio, donde solo yo y mis personas de mayor confianza pueden entrar.

Como ya eres mayor de edad, has sido nombra formalmente mi heredero y estás prometido debes conocer este lugar.

Como el camino es largo deja que te cuente la leyenda de las 3 reinas magas cuyo día se celebraba en la antigüedad de manera anual el sexto día del año.

«Mi hijo me responde con educación y un deje de resignación porque cree que ya conoce la historia de las 3 reinas. Pero me da igual, esto es importante y debe escucharlo».

Hace muchos siglos, algunos dicen que milenios pero el mundo no es tan antiguo, este Imperio que ahora gobierno y que más pronto de lo que crees heredarás tú, estaba formado por salvajes tribus salvajes y supersticiosas que siempre andaban guerreando.

En medio de todo este caos 3 mujeres de tres tribus diferentes nacieron el mismo día y a la misma hora, se cuenta que en una noche donde una estrella brilló sola en el cielo.

Las 3 mujeres crecieron en sus respectivas tribus destacando cada una en tres habilidades diferentes: Arkha en el arte del combate, Skila en el arte de las hierbas y la alquimia y Zuale en el arte de la canción y la música.

El día de su décimo cuarto cumpleaños, aunque algunos estudiosos dicen que los rangos de edad entre los 13 y los 16 años… En cualquier caso es que comenzaron a tener sueños continuos con un lugar en el centro de las llanuras que las diferentes tribus compartían.

«Por fin llegamos a la puerta custodiada por la Guardia Dorada que se abre sola al acercarme. Sin que le tenga que decir nada, al ver las escaleras, mi hijo me ofrece su brazo para ayudarme a bajar».

Estos sueños les impelía a ir a ese lugar y finalmente lograron convencer a sus respectivos padres de que las dejaran ir. Las 3 fueron con una pequeña escolta para defenderlas y que a la vez pasaran desapercibidas.

Es curioso como a pesar de salir de diferentes lugares en diferentes momentos el destino se encargó con diferentes encuentros y peligros que llegaran las 3 el mismo día y habiendo perdido a todos sus acompañantes.

Desconfiaron en principio de las otras pero cuando llegó el momento de entrar a la misteriosa cueva que había allí y tras haber compartido sus sueños decidieron hacerlo juntas.

Nadie sabe exactamente que ocurrió dentro de ese lugar solo que cuando salieron la cueva se cerró tras ellas y el poder para realizar magia hervía con fuerza dentro de ellas.

Se despidieron sin dirigirse la palabra y regresaron con sus respectivas tribus de las que acabaron siendo las jefas, siendo la primera vez en la historia de las tribus que una mujer dirigía a estas, hasta ese momento, patriarcales tribus.

Con los años fueron conquistando y anexionando a otras tribus, a la par que fundaban cada una su propia aldea que luego se convirtió en ciudad y finalmente en metrópolis conforme conquistaban y prosperaban en sus respectivos territorios.

Finalmente pasados una decenas de años tras su visita a la cueva las llanuras estaban plagadas de pequeños pueblos, la vida nómada había terminado y tres poderosos reinos gobernaban las tierras.

Las consejeras y los oficiales militares de cada reino estaban preocupados de que ninguna de las reinas hubiera contraído matrimonio ni tenido herederos porque temían la guerra civil que estallaría en cada reino cuando una de ellas muriera.

«Mi hijo hace rato que está completamente interesado porque se da cuenta de que le estoy dando detalles como ninguna otra historia antes».

Sin embargo, los años pasaron y consejeras y militares murieron y fueron sustituidos por otros mientras cada reina seguía en su trono siempre con una edad aparente de unos 40 años.

Pronto entre el pueblo, las reinas magas comenzaron a ser llamadas en secreto: brujas, hechiceras, nigromantes y cosas peores a pesar de que su único pecado era no envejecer.

Los reinos prosperaron cada uno a su manera: el de Arkha hacía las mejores armas y armaduras del mundo conocida, el reino de Skila tenía las mejores pociones, elixires y venenos que podían comprarse y Zuale se aseguró de que su reino tuviera los mejores artistas y los mejores centros de estudio que ahora conocemos como universidades.

En lo que si se parecían los 3 reinos era en sus ejércitos profesionales perfectamente entrenados, siempre preparados para ir a la guerra si era necesario.

Pasados unos 100 años de reinado de las 3 reinas ahora eran llamadas las 3 bendecidas por los dioses dado la prosperidad y bienestar que habían traído a sus respectivos pueblos.

Un día nació un niño en un pequeño pueblo que se había construido encima de la cueva tapada donde ellas habían conseguido sus poderes y ese día las 3 reinas estaban allí con sus séquitos de tropas, arquitectos y esclavos.

Las tres declararon a ese niño como su heredero, que sus tres reinos eran ahora una sola nación y que allí en ese lugar se construiría la capital del recién nacido Imperio.

«Por fin llegamos al final de las escaleras y suspiro, mi cuerpo está cada vez más cansado, pero por suerte solo quedaba un pasillo, demasiado largo, antes de llegar al Sanctasanctórum».

A partir de ese día se pudo ver como las ahora solo regentes, ya no reinas, comenzaron a envejecer como si tras encontrar a un heredero para sus reinos el peso del tiempo cayera sobre ellas.

El niño creció con sus padres a su lado pero educado por las tres reinas. Pronto fue un maestro en todas las artes que le enseñaban: diplomacia, combate, historia, conocimientos y magia.

Cuando llegó a la edad de 21 años las 3 magas regentes dejaron de serlo y fue coronado Emperador. Se convirtieron en sus consejeras pero no pasaría ni un año hasta que una tras otras las tres murieron y fueron enterradas con las ceremonias que se merecían.

El día de la coronación del primer Emperador y los 3 días de la muerte de cada reina maga es de donde vienen nuestras 4 principales festividades. Y de ese Emperador elegido viene nuestro largo linaje.

«Me paro cuando estamos cerca de un marco sin puerta del que sale la luz tintineante de las antorchas».

Hasta aquí con más o menos detalles, más o menos parecidos es la historia que siempre has leído en libros y escuchado de tus diferentes maestros pero tal y como te la he contado yo es como de verdad ocurrió.

«Empiezo de nuevo a andar y mi hijo me imita. Cuando llegamos al marco le invito a entrar primero. Se queda paralizado, como todo el que ve esta sala por primera vez, pues es impactante para cualquiera contemplar una sala abovedada completamente chapada en oro con tres tronos: uno de rubí, otro de esmeralda y otro de ónice. ».

«Aunque siendo sinceros lo que a todos deja paralizados no es eso si no la mujer momificada que se sienta en cada uno de los tronos. Uno pensaría que es una decoración terrible y de mal gusto para la sala pero cuando las 3 abren sus ojos y te miran cualquier pensamiento escapa de tu mente más allá del horror».

Lo único falso en mi historia es que las 3 reinas no murieron, pues ellas son eternas para guiar por siempre al Elegido del Único. Por desgracia, debían sacrificar sus cuerpos para pasar los dones al Elegido, el primer y único Emperador.

«No sé si mi hijo me escucha o no pues sigue con la mirada fija en las 3 reinas magas. Lo que si sé es que siente como mi mano se posa en su hombro porque se estremece».

La parte mala de ser un Elegido en cuerpo mortal es que el cuerpo muere y acaba envejeciendo como el de las 3 antiguas reinas para solventarlo ideamos que viviría y envejecería como mortal, y cuando me fuese a llegar mi momento traería aquí a mi primogénito o primogénita.

«Escucho el alarido de dolor de mi hijo cuando la magia de mi hechizo comienza a recorrer su cuerpo. Puedo ver la satisfacción en los ojos de mis reinas mientras mi hijo comienza a envejecer y parecerse a mi, mientras que yo comienzo a rejuvenecer y tomar su aspecto».

Sabes, hijo mío, las primeras veces sacrificar a mi primogénito de esta manera me causaba un tremendo dolor pero tras casi 1000 años se ha convertido en una especie de rutina.

Aún así, lo siento mucho, pero el Elegido debe vivir para ejecutar la Obra del Único. Puedes estar orgulloso porque la gran Obra es posible que finalice bajo tu aspecto así que descansa en paz.

«Cuando mi hijo cae muerto, ya con mi hasta hace poco envejecido aspecto, me acerco a las que siempre serán mis 3 queridas reinas y las beso en los labios como cuando estaban vivas. Tras ello recojo el cuerpo de mi hijo… No, de mi padre, y emprendo el camino de vuelta a la superficie».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .