[Campañas nunca empezadas] Phiro el purificador

Este es un personaje creado por mi amigo Álvaro (alias Romen) para la partida de rol de Ánima cuyo prólogo publiqué el otro día. Lo publico tal cual me lo envió.

Una lástima que haya visto a tantos personajes quedarse sin empezar jamás sus aventuras, tanto míos como de otros 😦

Phiro el purificador

Es hermoso ver esta pequeña ciudad en llamas,  ¿verdad Aceman ?. Se que tu hubieras preferido verla helada, pero ambos somos muy diferentes, Al contrario que tu, yo pienso que el fuego purifica las almas para librarlas de pecado y poder vagar libremente, este pueblo debería agradecérmelo, estaba infectado con tantos violadores, ladrones y asesinos. Se lo merecían con creces por aquello… Arder es lo mejor que podían hacer…

Cuando veo las llamas purificadoras…recuerdo…mi abuelo…

¿Sabes Aceman? …voy a contarte una historia, la historia de mi vida…

Todo comenzó en un pequeño pueblo al Sur-Este de Abel. A mi abuelo le encantaba pescar, yo aún era muy pequeño y me quiso llevar con él en su pequeña barca de madera, nos adentramos lo suficiente en aquel mar interior para encontrar buenas piezas. Era un gran pescador y filosofo y me adoraba tanto como yo a él. Conforme nos íbamos adentrando me ponía mas nervioso, aquella sensación de no ver lo que había bajo nuestros pies me atemorizaba, pero mi abuelo me conocía. Al ver mi cara de pánico me comentaba las piezas que íbamos a pescar. El entusiasmo con el que hablaba y la alegría que transmitía al navegar con su único nieto me apaciguaba. Una hallados donde mi abuelo creía más oportuno paramos.

-Este lugar es misterioso pequeño, todos lo que se mueve bajo nuestros pies es enorme, es el mejor lugar para pescar en estas aguas y tan solo tu abuelo lo conoce.

Aquellas palabras pretendían animarme, pero ya estaba bastante nervioso pensando lo que habría allí debajo como para encima decirme que sería enorme… el sacó la caña de pescar y dándome la espalda se sentó hacia estribor para lanzar la caña. No se percato de que sus últimas palabras me provocaron un estruendoso temor, arrodillado sobre cubierta cubriéndome los ojos con mis pequeñas manos comencé a imaginarme las extrañas y enormes criaturas que según mi abuelo podrían haber ahí debajo. Al poco rato comenzó a gritar mi abuelo, escuchaba su voz tan fuerte y agonizante que separé mis manos para ver que ocurría. En efecto, unas de esas criaturas de las que me imaginaba estaba abordando el barco. Numerosos brazos de aguas surgían del mar para agarrar la cubierta, parecían querer hundirnos en sus dominios. Mi abuelo atemorizado blandió su hacha contra esos brazos sin conseguir nada.

-¡¡¡Están hechos de agua!!! , ¡¡¡Mi hacha solo las atraviesa!!!- Dijo mi abuelo intentando cortarlos una y otra vez. Volví a cerrar los ojos, no quería ver como esa miserable criatura acababa con nosotros…-

Pasó ya un buen rato y sentía como el agua mojaba mis piernas. Dejé por fin de escuchar el sonido del hacha contra la madera y escuché la voz de mi abuelo.

-Lo siento pequeño… la primera vez que vienes conmigo y ocurre esto… nunca en toda mi vida de pescador contemplé una criatura semejante. Lo más grande que me encontraba aquí eran atunes… lo siento pequeño.-

-No lo sientas abuelo, ya todo está bien, esa criatura se ha ido, ya podemos volver tranquilos…-

-¿No lo entiendes pequeño?… he intentado por todos los medios proteger este barco, no podía permitir que esa criatura entrase.-

-¡¡¡Y lo has conseguido abuelo !!!-

-No pequeño, no lo entiendes, la intención de esa criatura no era entrar, era hundirnos. Mira el casco del barco… golpeaba con todas mis fuerzas a la criatura y cuando desapareció… mira como entra el agua… lo siento pequeño. Nos hundimos…-

-¡Pero podemos llegar a nado hasta la orilla! Lo conseguiremos…-

-Tendrás que nadar tu solo pequeño-dijo entre fuertes aspiraciones de aire-estoy agotado…

El agua inundó ya todo el barco y esté comenzó a descender mientras quedábamos flotando a la deriva.

-Mira abuelo, esa tabla de madera podría servirnos.-

**

Sabes Aceman… mi abuelo fue la persona que mas me quería en este mundo. Fuimos hacia la tabla de madera yo me enganché primero y después mi abuelo. La tabla era muy pequeña y no aguantaba el peso de ambas, cuando se apoyo él comenzó a descender.

-Pequeño… debes ser fuerte en esta vida y saber tomar decisiones, esta es la primera de muchas que te encontrarás en tu camino por el mundo. Que sobrevivas es lo más importante, doy mi vida por la tuya, no me falles.- Dijo mientras se soltaba de la tabla y se hundía en su sueño eterno…

Cuando desperté estaba tirado en la playa agarrado fuertemente a la tabla, mi abuelo yacía entre las olas, fui a recogerlo y arrastrándolo hacia la orilla conseguí sacarlo del agua y dejarlo en tierra firme. Entonces fui a casa para avisar a mis padres quienes tras contarle lo ocurrido lo recogieron y prepararon su funeral.

En nuestra familia siempre hemos pensado que el fuego purifica el alma, así que lo subieron a una plataforma de madera, dejaron a su lado un atún enorme, su caña de pescar al otro y a los pies la pequeña tabla de madera de su barco.

Todo el pueblo estaba reunido aquella noche en aquel funeral, mi abuelo fue una persona muy querida por todos. Comenzaron a rezar mientras prendían la leña debajo de la plataforma y rápidamente empezó a arder. Todos lagrimeaban pero no yo, contemplaba esas llamas, danzantes, preciosas, esperando ver a mi abuelo entre ellas, y así fue. Entre esas purificadoras llamas contemplaba el espíritu de mi abuelo, sonriendo y agradeciéndome no haberle fallado. Me puse contento al ver a mi abuelo sonriendo, donde estuviera se le veía feliz.

Poco a poco la gente del pueblo se fue marchando mientras yo me quedaba sentado junto a la hoguera despidiéndome de él. Me miraba con una paz que me transmitía una tranquilidad sobrehumana. Entonces empecé a escuchar los murmullos de la muchedumbre cuando se iban, parecían tener los labios cerrados pero los escuchaba tan claramente… no podía creerlo, me acusaban de estar endemoniado, decían estar seguros de que aquella criatura fue traída por mi, de que estaba maldito… aquello no me gustó.

**

Fue pasando el tiempo, mis padres ya no querían hablar de mi abuelo, cada vez que recordaba algo me callaban y la gente seguía murmurando aquellas cosas. Aquella noche ocurrió algo, Cuando me acosté tenia unas ganas de volver a ver a mi abuelo… Soñé con él, con el fuego, como su espíritu me sonreía a través de las llamas, y me desperté. Que agradable sería volver a verlo, si aunque sea pudiera verle entre llamas de fuego… contemplé un momento la vela de mi mesita de noche… si la encendiera tal vez… ¡Y al momento se encendió! ¿Será cosa de mi Abuelo? Si fuese una llama más grande… ¡Y la habitación empezó a arder! Fue algo tan sorprendente Aceman… La habitación ardía, había fuego por todas partes, pero no consumía nada, ni la vela se derretía… fue extraño… Obviamente me asusté y empecé a gritar, mis padres entraron corriendo en la habitación pero al momento que abrieron la puerta las llamas desaparecieron, me dijeron que fue un sueño, que volviera a dormir, pero yo se lo que ví y estaba despierto…

**

A la noche siguiente cuando todos dormían bajé al salón, la chimenea aun estaba incandescente así que me senté junto a ella. Volví a hacer lo mismo, centre mi vista en la madera incandescente y desee avivarla, y efectivamente comenzó a arder. Acerqué mi mano al fuego para comprobar que como la noche anterior, no quemase y efectivamente, mi mano seguía intacta así que me concentré más, deseaba hacerla más y más grandes para poder ver a mi abuelo, poco a poco las llamas crecían, eran preciosas, danzantes, hipnotizantes, como si estuvieran intentando cortejarse unas llamas a otras, el fuego es asombroso… Pero no conseguía ver a mi abuelo, así que me concentré más y más las llamas comenzaron a crecer estrepitosamente, ya ni siquiera cabían en aquella chimenea, las llamas me atravesaban y me tranquilizaba al ver que no me quemaba, mi casa no corría peligro. Así pues me concentré más y más, el salón estaba completamente en llamas, incluso traspasaron a las habitaciones de arriba, la casa estaba completamente ardiendo, ya comenzaba a ver a mi abuelo, estaba ahí entre las llamas, contemplándome con su sonrisa, transmitiéndome paz. Entonces empecé a oír los gritos de mis padres, ¡Fuego, Fuego! Decían. Eché a correr por el salón hacia las escaleras, pero al subir el primer peldaño esté se deshizo, ¡¡¡ Las llamas eran auténticas !!! asustado corrí hacia la puerta y salí fuera, empecé a gritar, ¡Fuego, Fuego, SOCORRO! Y la gente del pueblo empezaron a salir de sus casas, traían cubos de aguas intentaban apagar mi casa, pero está fue consumida por las llamas. Yo me senté en la fuente de enfrente, asustado, amargado… Aquellas llamas… ¿Las cree yo?

Cuando el fuego por fin fue apagado no quedó rastro de nada, ni de mis padres ni de la casa, tan solo cenizas… todo el pueblo estaba a mi alrededor mirándome, clavándome aquellas miradas como puñales, entonces volví a escuchar esos murmullos… Me echaban a mi la culpa, decían que yo lo provoqué, todos tenían los labios cerrados pero a algunos aun así los escuchaba, comentaban que tuve un sueño en el que mi casa ardía y la noche siguiente echó a arder, comentaban lo que le pasó a mi abuelo, que todas las mañanas iba a pescar, y cuando fue conmigo sucedió aquello, me odiaban, querían verme muerto, quemado como mis padres, pero también sentían pena por mi, por haber perdido todo, ya no tenia familia. No se cual de aquellos sentimientos era peor. Por eso eché a correr, me fui de aquel pueblo, entonces fue cuando te conocí Aceman. ¿Te tengo en gran estima sabes ?…  juntos investigamos los que nos pasaba, por qué teníamos estos extraños dones, y me enseñaste como usarlos… Es por eso que quería volver aquí ya que tanto me lo preguntabas… lastima que te opusieras te opusieras a convertir esta ciudad a cenizas, mira Aceman, ya te veo allí, entre las llamas de aquel prostíbulo que levantaron en los cimientos de mi casa, mira, aquellos son mis padres, y aquel mi abuelo. Seguro que os lleváis bien.

Bueno Aceman, ya va siendo hora de irme, te veré entre las llamas…

CONTINUARA….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .