Se puede ver en primer plano las portadas de los libros Dorayaki e Ikigai Esencial apoyados sobre un cuaderno de lecturas

Ayer volvimos a reunirnos en el Club de Lectura de Librería Luces. Este mes tocaba leer y comentar el libro Dorayaki, un libro que a pesar de la sencillez con la que está escrito y el ritmo tranquilo que lleva no creo que deje indiferente a nadie que lo lea.

Antes de entrar en el meollo del artículo debo decir que fue tremendamente enriquecedor hablar sobre este libro y los temas que se tratan en él con los demás integrantes del club. Entrar a este grupo ha sido una de las mejores decisiones que he tomado este año.

Tiene en su historia un mensaje tan fuerte sobre tantas cosas que hoy en día vemos tan a menudo: discriminación por una diferencia física o la edad, personas hundidas en su vida que funcionan casi en piloto automático, encontrar el sentido y las ganas de vivir o el deseo de ayudar y compartir lo aprendido (quizás esto último se ve bastante menos dado que la sociedad actual lo que nos intenta es convertir en personas egoístas que solo miren por si mismos).

La novela es en todo momento desde el punto de vista de un personaje, Sentaro, pero comparte en todo momento protagonismo con Tokue. Sentaro pasa sus días trabajando resignado en una pequeña tienda de dorayakis hasta que conoce a Tokue que cambiará su vida como él nunca podría haber imaginado.

Y su mensaje está relacionado de forma directa con el Ikigai, una forma de vida que muchos japoneses tienen interiorizada desde pequeños, aunque obviamente hay muchos que lo usan solo como expresión más que como la idea real que hay detrás del Ikigai.

Por ello me animé directamente a pillar el libro Ikigai esencial ya que pienso que en mi momento vital actual este enfoque me puede venir bien para llevar mejor según que cosas. Quién me conoce sabe que no soy para nada espiritual o de corrientes filosóficas, pero la del Ikigai sí me ha llegado.

Sus 5 pilares por si tenéis curiosidad son:

- Empezar con humildad

- Renunciar al ego

- Armonía y sostenibilidad

- El placer de los detalles

- Ser consistente del momento presente

Creo que aprender a seguir las propuestas del Ikigai me vendrán bien para mantenerme más centrado en las cosas importantes y saber pasar o darle menos calor a las cosas que no tienen realmente importancia.

Quizás luego quede en nada este intento de meter el Ikigai en mi vida pero por probar que no quede. Pienso que si todos siguieran algo parecido a esto el mundo sería mucho mejor, pero claro eso va en contra del sistema capitalista/liberal en el que vivimos.

Si os dais cuenta en nuestra forma de vida actual todo se centra en el consumismo y en el mensaje de que si el tiempo de ocio no lo usas en cosas que te ayuden a producir dinero eres gilipollas.

Si queréis saber más sobre el Ikigai intentad evitar los libros escritos por occidentales que hablan sobre el tema porque uno bastante famoso, escrito por unos catalanes si no recuerdo mal, por qué le dan un enfoque extremadamente capitalista y liberal.

No pretendo profundizar más en el Ikigai en esta entrada porque aún tengo mucho que aprender sobre él pero quería darlo a conocer porque pienso que, a diferencia de los mensajes absurdos tipos MrWonderful y similares, a todos nos vendría bien tener un poco de Ikigai en nuestras vidas.