El humano al que llevo unos meses vigilando siempre que termina una sesión de plancha va a la cocina, se sirve un agua con gas, corta un poco de salchichón y se sienta a leer en su terraza.

Me gustaría verle disfrutar más momentos así pero ha llegado su turno de ser diseccionado.